¿Necesitas encontrar una residencia con urgencia? Te damos opciones en menos de 5 minutos.

NutriciónPatologías

¿Qué Es la Celiaquía en Ancianos?

La celiaquía o la enfermedad celíaca se produce cuando nuestro cuerpo no es capaz de procesar alimentos que contengan gluten. Durante mucho tiempo se ha creído que era una patología que se desarrolla tan solo en los primeros meses o años de vida. Pero según recoge la Asociación de Celíacos y Sensibles al Gluten, la realidad es que aproximadamente el 20% de los diagnosticados son personas mayores de 60 años dando lugar a la celiaquía en ancianos. 

Muchos de los síntomas suelen ser confundidos con otras irregularidades del sistema digestivo. Incluso hay personas diagnosticadas que no presentan sintomatología o que son directamente asintomáticos. En miResi nos preocupa el bienestar de tu mayor. Es por ello que vamos a contarte cómo identificar la celiaquía en tu mayor. Si tu ser querido necesitara de cuidados más especializados, nuestro equipo te ayudará a encontrar la mejor opción. Pincha en el siguiente botón para saber más.

¡Estate atento para no perderte nada!

1. ¿Cuáles son los síntomas de la celiaquía en ancianos?

La verdad es que el diagnóstico de esta enfermedad se vuelve algo más difícil en grupos de personas de edades más avanzadas. Es realmente común que las patologías propias de la enfermedad celíaca se asocien a otras que ya sufre el paciente. Es por ello que hay que estar muy atento y tener en cuenta los síntomas propios de la celiaquía. Aquí os explicamos los más comunes:

Síntomas de la celiaquía en ancianos
Estos son los síntomas más comunes de la celiaquía en ancianos

1.1. Dolor abdominal

Cuando una persona ingiere gluten siendo intolerante a esta proteína, el intestino delgado empieza a dañarse. Esto hace que el paciente sufra de dolor o distensión abdominal e incluso en algunas ocasiones, hinchazón intestinal.

1.2. Diarrea y/o estreñimiento

Al ser una enfermedad que se centraliza en el intestino, es posible que esto genere alteraciones en el hábito intestinal. El paciente puede sufrir inconsistencia en sus heces o diarrea, pero también puede sufrir de estreñimiento lo que le causará una gran molestia abdominal.  Esto puede ocurrir de manera intermitente o puede ser algo que sucede todos los días.

1.3. Cambios en la digestión

Cómo el cuerpo rechaza la proteína del gluten, es posible que afecte al ritmo en el que nuestro cuerpo realiza normalmente la digestión. Puede ocasionar digestiones muy lentas y pesadas que afectarán al paciente si se producen de manera continuada.

1.4. Pérdida de peso

Las personas celíacas cuando consumen gluten dejan de absorber muchos nutrientes de las comidas que ingieren. Es por eso que nuestro cuerpo deja de nutrirse y el peso puede verse afectado disminuyendo sin aparente justificación.

1.5. Disminución o aumento del apetito

Cuando nuestro cuerpo no tolera el gluten, puede que este reaccione de una manera inesperada como puede ser la disminución o el aumento del apetito. Hay personas que sufren esta enfermedad que pueden pasarse días sin sentir la necesidad de comer. Incluso otros pacientes que no llegan a saciarse nunca con la comida. 

1.6. Náuseas y vómitos

El rechazo que ejerce el cuerpo de nuestro mayor al gluten se puede desarrollar de diferentes maneras. Una de ellas es la aparición repentina de náuseas y vómitos sin ningún tipo de pretexto.

1.7. Deficiencia de vitaminas

Cuando nuestro cuerpo no puede absorber una cantidad suficiente de nutrientes por el hecho de consumir gluten, el déficit de vitaminas empezará a causar estragos en el anciano. Esto puede afectar a nuestro mayor de diferentes maneras que no tienen nada que ver con el aparato digestivo. 

La falta de vitaminas puede desencadenar muchas otras patologías como pueden ser la aparición de hematomas al más mínimo roce, la caída del cabello o incluso fatiga o tristeza. Esto hace que la detección de la enfermedad sea más difícil ya que la gente por lo general no cree que pueda derivar en tantas patologías distintas.

2. ¿Cómo se diagnostica la celiaquía en ancianos?

La celiaquía se vuelve más difícil de diagnosticar según avanza la edad del paciente. Pero además de que se dificulta por la asociación de los síntomas de esta enfermedad con otras patologías que ya sufría el paciente, hay otros factores que tampoco ayudan.

Para cerciorarse al 100% de que el paciente es celíaco, los médicos optan por la realización de una biopsia al intestino. Esto consiste en extraer una muestra del intestino del paciente para realizar un estudio del mismo. Cuando esto se realiza en niños, la detección es muchísimo más rápida puesto que los daños intestinales son más fáciles de detectar. Sin embargo, en la población adulta, estas lesiones son menos detectables.

3. ¿Cómo se trata la celiaquía en ancianos?

Lamentablemente hoy en día no hay nada que cure esta enfermedad del aparato digestivo. Sin embargo, es muy fácil mantener una vida sana y sin problemas si se sigue una dieta libre de gluten. Actualmente son miles las opciones que existen en el mercado para las personas que no pueden consumir esta proteína. 

A partir del momento en el que se diagnostica a una persona celíaca, esta va a tener que prestar mucha atención a las etiquetas de los alimentos que consumía habitualmente. Un gran porcentaje de los productos que se encuentran en el mercado contienen gluten o trazas de esta proteína. 

En el caso de los ancianos, es preferible que eliminen los alimentos que contienen carbohidratos como las pastas o el pan, ya que son los alimentos con mayor cantidad de gluten. También pueden sustituirlos por los mismos productos, pero en la versión sin gluten. Además, es recomendable que aumenten la ingesta de legumbres y verduras para no estar faltos de vitaminas.

dieta sin gluten para celiaquia en ancianos
Una dieta sin gluten es la única forma de tratar la celiaquía en ancianos

Hay que seguir bien de cerca el estado de salud de nuestro mayor si sufre alguno o varios de los síntomas que han sido explicados. Cuando esto suceda, lo mejor es visitar a su médico para que le derive a un especialista del aparato digestivo y pueda ser diagnosticado cuanto antes

En cualquier caso, si tu mayor no puede hacerse cargo de seguir una dieta sin gluten rigurosa, existen muchas residencias de ancianos que cuentan con menús especializados para personas con intolerancias y distintas necesidades. Además, en estos centros todo está adaptado y pensado para cumplir con las necesidades de cualquier mayor.

Desde miResi nos encantaría poder ayudarte a dar con una residencia o centro de día, donde tu ser querido esté feliz y perfectamente cuidado. Contamos con un maravilloso equipo de asesoramiento que te apoyará y te escuchará durante todo este proceso. Escríbenos o llámanos y te aconsejaremos sin compromiso y de forma totalmente gratuita. 💚

Fuentes:

Sobre el autor

Graduado en Comunicación Audiovisual y guionista de vocación. Ahora, redactor de contenidos especializado en el bienestar de la tercera edad en miResi. Apuesta por la información de calidad con el propósito de ayudar a familias enteras a encontrar lo que buscan. Siempre de la manera más cercana posible.
¿Quieres estar al tanto de las novedades en residencias y tercera edad?
¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.