¿Necesitas encontrar una residencia con urgencia? Te damos opciones en menos de 5 minutos.

EnvejecimientoNutriciónPatologías

Problemas Digestivos más Comunes en la Tercera Edad

Conforme vamos cumpliendo años, nuestro cuerpo empieza a funcionar de otra manera. Los signos más comunes de la edad suelen ser las arrugas, la aparición de canas o incluso el deterioro de las capacidades cognitivas. No obstante, algunas personas sufren otro tipo de afecciones cuando entramos en la vejez. Es muy normal que cuando somos mayores aparezcan problemas en el aparato digestivo que de jóvenes no existían. Por eso, desde miResi queremos hacer un repaso por los problemas digestivos más comunes en la tercera edad.

Los problemas digestivos son algo que se oculta mucho. Al fin y al cabo, las personas mayores no suelen aceptar que deban seguir una dieta específica para regular su aparato digestivo. En muchas ocasiones, normalizan el malestar que les genera algún alimento o grupo de alimentos

Pero no todos los problemas digestivos se generan por culpa de intolerancias. Por eso, es muy importante que cuando cumplimos años y notemos que tenemos más gases de lo normal o nos duele el estómago más de lo normal, visitemos al médico. Allí, les exponemos nuestro caso y harán todo lo posible por descubrir lo que está sucediendo.

En miResi estamos para ayudarte a tí y a tus seres queridos. Si crees que tu mayor se está volviendo cada vez más dependiente, en miResi queremos ayudarte. Contamos con un excelente equipo de profesionales que te asesorarán de forma completamente gratuita. Te escucharán y ayudarán en todo el difícil proceso de encontrar la residencia idónea para tu ser querido. Escríbenos o llámanos y te atenderemos de forma personalizada. 

1. Problemas del Aparato Digestivo

Como ya hemos dicho antes, las enfermedades del aparato digestivo se vuelven más comunes con la edad. No obstante, aunque afecten a lo mismo, sus consecuencias puede que sean completamente distintas dependiendo de la patología que se esté sufriendo. Por eso, vamos a hacer un repaso por los problemas digestivos más comunes.  

1.1. Reflujo Gástrico

Seguramente todos hemos escuchado hablar alguna vez de acidez o ardor estomacal. La verdad es que es una afección bastante común tanto en personas mayores como en gente más joven. Lo que caracteriza al reflujo gástrico es un ardor bastante desagradable en la parte superior del abdomen. En ocasiones, este ardor es tan intenso que sube hasta la garganta y se sufren regurgitaciones.  

Esto ocurre porque lo que se encuentra en el estómago, es decir, el ácido gástrico, se sitúa en la parte superior del estómago quedando en la boca del esófago. Si la situación se repite de manera reiterada, lo mejor es que consultes con tu médico tu situación. Es posible que haya que regular de alguna manera el pH del estómago para que esto deje de suceder tan a menudo. 

Aunque también se puede reducir la molestia eliminando una serie de alimentos de nuestra dieta. Si los vamos sacando de nuestro día a día poco a poco, notaremos una gran mejoría. Los alimentos que más causan reflujo son: el café, el tomate, las comidas con exceso de grasa, el picante e incluso fumar demasiado. 

dolor-problemas-digestivos-más-comunes-en-la-tercera-edad
El reflujo gástrico puede ser algo muy doloroso si sucede de forma continua

1.2. Disfagia

Con la edad, los huesos y músculos puede que se vayan atrofiando poco a poco y no funciones como cuando éramos jóvenes. Pero esto no solo sucede a los músculos que se encargan de otorgarnos la motricidad. Puede ocurrir con cualquier músculo. Aquí es donde entra en acción la disfagia. 

La disfagia sucede cuando los músculos que nos ayudan a tragar la comida se deterioran y cuesta muchísimo más tragar. Por eso hay veces que las personas mayores necesitan una dieta especial en la que se alimente a base de productos blandos o pasados por el pasapurés. 

Es importante que si notamos que cada vez nos cuesta más tragar, acudamos al médico para cerciorarnos de lo que tenemos. No siempre la dificultad de tragar se debe a la disfagia, por lo que por si acaso, lo mejor es acudir al médico cuanto antes. Debemos diagnosticarlo cuanto antes para evitar problemas mayores. Entre estas complicaciones, podemos encontrar: 

  • Malnutrición: Es posible que por causa de la disfagia nuestro mayor se desnutra levemente. Además, puede llegar a deshidratarse si tampoco consigue ingerir líquidos.
  • Atragantamiento: Es muy importante evitar comer cosas que no podemos ingerir para no sufrir ningún atragantamiento. Al fin y al cabo, si comemos algo que termina bloqueando las vías respiratorias por completo, necesitaremos de asistencia médica de inmediato. 
  • Neumonía: Cuando la comida y los líquidos se quedan atascados, es posible que al respirar se introduzcan bacterias en los pulmones, causando una neumonía. 

1.3. Estreñimiento

El estreñimiento es otro problema del aparato digestivo muy común en la población más mayor, pero también en la joven. Nadie se libra de las probabilidades de acabar sufriendo estreñimiento en algún momento de su vida. El estreñimiento se caracteriza por la incapacidad de defecar en días. Puede llegar a ser doloroso y muy incómodo por la hinchazón abdominal y la sensación de pesadez que causa. 

Aunque sea una afección bastante común, es muy importante que el médico haga un estudio y entienda a qué se debe el estreñimiento. Los casos más comunes son: 

  • Falta de fibra en nuestra dieta. Entre sus muchos beneficios, regula la defecación. Esta fibra puede encontrarse en cereales, legumbres, frutas, verduras o frutos secos.
  • Poca hidratación. La falta de agua en nuestro organismo provoca el endurecimiento de las heces, dificultando la defecación.
  • El consumo de algunos fármacos pueden provocar estreñimiento. 
  • Puede ser una consecuencia del síndrome de intestino irritable.
  • Sedentarismo. La falta de actividad física impide el correcto movimiento de los alimentos por el sistema digestivo.
  • La vejez. No existe una causa definida como tal, sin embargo, la vejez es un factor determinante en la aparición del estreñimiento.
  • Patologías colorrectales relacionadas como hernias, tumores, estenosis o cicatrices, entre otras.

1.4. Síndrome del colon irritable

El síndrome del colon irritable es otra patología que afecta al aparato digestivo, más concretamente al intestino grueso. La diferencia a los demás problemas digestivos es que suele ser una enfermedad crónica que hay que tratar a lo largo de la vida. 

Los síntomas que caracterizan al síndrome del colon irritable son por ejemplo los cólicos y el dolor abdominal. Estos dolores son muy característicos ya que no se suelen disipar con facilidad y llegan a ser muy molestos. En otros casos, también podemos llegar a sufrir hinchazón, gases y diarrea o estreñimiento. Si sufrimos estos síntomas de forma frecuente o incluso de manera reiterada, lo mejor es que visitemos a nuestro médico de confianza para que nos dé alguna solución. 

En la mayoría de ocasiones el síndrome del colon irritable suele ser causado por factores externos. Los síntomas son provocados por:

  • Estrés y ansiedad: En las épocas de mayor estrés o si pasamos por una época en la que experimentamos gran ansiedad, los síntomas pueden agravarse. Es posible que pasemos por unas complicaciones estomacales a las que no estamos acostumbrados. No obstante, tan pronto como el estrés desaparezca, los síntomas se disiparán. 
  • Comidas prohibidas:  Debemos tener en cuenta que hay algunos alimentos y bebidas que empeoran los síntomas que se sufren cuando padecemos el síndrome del colon irritable. Las comidas prohíbidas por lo general son alimentos a base de harina de trigo, bebidas carbonatadas, cítricos, legumbres y también los productos lácteos. 
problemas-digestivos-más-comunes-en-la-tercera-edad
Los alimentos grasos puede ocasionar alguno de los problemas digestivos más comunes en la tercera edad

1.5. Indigestión

La indigestión es uno de los problemas digestivos más fáciles de identificar. Todos hemos sentido alguna vez dolor de estómago e incluso náuseas después de haber comido algo en mal estado o demasiada cantidad de comida. Puede darse por culpa de la ansiedad, ya que se supone que cuando estamos pasando por una etapa de ansiedad o estrés muy dura, tendemos a comer peor, más rápido e incluso más cantidades.

El estrés y la ansiedad hacen que los ardores y la acidez se vuelvan más frecuentes y pueden dar paso a otras afecciones como gases, diarreas, estreñimiento y vómitos. Se puede evitar sufrir indigestiones de forma frecuente si controlamos las cantidades que comemos y aún más importante, lo que comemos. Los alimentos altos en grasas, así como los alimentos fritos, los productos lácteos o los encurtidos provocan bastante indigestión en un alto porcentaje de la población. En algunos casos hay algún tipo de intolerancia tras la indigestión como la intolerancia a la lactosa o al gluten. 

En cuanto a las intolerancias, si reconocemos que a diario tenemos síntomas propios de la indigestión, es posible que padezcamos alguna. Por eso, es muy importante visitar al médico para que nos ayude a identificarlo y sacar de nuestra dieta los alimentos que nuestro cuerpo no es capaz de procesar.

En el caso de la intolerancia a la lactosa parece algo sencillo, pero realmente más productos de los que creemos contienen algún producto lácteo. Para los intolerantes al gluten es más de lo mismo, pero por suerte cada vez existen más productos aptos para el consumo de estas personas y la sociedad está más concienciada. Además, los efectos de consumir algo que no debemos son muy incómodos. 

1.6. Dolor agudo en el abdomen

Esto no es una patología como tal, pero sí que es un problema real que afecta a muchísima gente. Más concretamente se suele dar en mujeres con la regla. Uno de los efectos de la menstruación es el dolor inmenso que se concentra en la zona del abdomen. No hay nada por lo que preocuparse, pero sí que suele ser muy agudo y muy doloroso.

En ocasiones, hay personas que llegan a desmayarse por el dolor. Lo mejor si esto sucede es acudir al médico para que nos recete antiinflamatorios para el próximo periodo menstrual. Así conseguiremos que el dolor cese de alguna manera. Si seguimos con dolores, lo mejor es que estos antiinflamatorios se inyecten directamente sobre la zona y después se aplique calor y frío en la zona, dependiendo de lo que alivie más a cada persona. 

Esto ocurre porque los músculos y nervios del abdomen se comprimen y hacen que duela de forma repentina e inesperada. Pero no solo las mujeres pueden sentir este dolor tan agudo e incómodo. También puede que sea por algún tipo de intolerancia. En ocasiones, si el cuerpo no es capaz de procesar un alimento específico o una proteína, puede que reaccione con dolores agudos en el estómago, lo que hará que necesitamos sentarnos o incluso tumbarnos durante un rato hasta que el dolor cese.

Si vemos que es algo que ocurre de manera continuada o a diario, lo mejor es que visitemos a nuestro médico de confianza para que nos realice las pruebas pertinentes. El dolor abdominal puede paralizar a las personas y es muy doloroso y cansado sufrirlo a diario, por eso es importante  buscarle solución cuanto antes.

abdomen-problemas-digestivos-más-comunes-en-la-tercera-edad
El dolor en el abdomen suele ocurrir con más frecuencia en mujeres

El aparato digestivo por lo general debe funcionar correctamente para que todo lo demás también lo haga. No obstante, es normal que con la edad empecemos a presenciar algún tipo de problema como puede ser el estreñimiento o la disfagia. Debemos aprender a vivir con estos problemas digestivos y para ello quizás tengamos que seguir una rigurosa dieta o incluso medicarnos de alguna forma. Pero no hay de qué preocuparse antes de tiempo, si crees que sufres alguno de los problemas explicados anteriormente, llama a tu médico y visítalo cuanto antes para salir de dudas.

Si crees que tu mayor se ha convertido en una persona dependiente a raíz de una caída o algo por el estilo,  una buena solución son las residencias para personas mayores. En miResi podemos ayudarte. Sabemos que encontrar un centro de mayores que más se acerque a las necesidades de tu mayor no es para nada sencillo. Es por esto que nuestro equipo hace una gran labor ayudando a miles de familias para encontrar la residencia idónea. 

Escríbenos o llámanos y te atenderemos de manera personalizada,  sin compromiso y de forma completamente gratuita. 💚

Fuentes:

Sobre el autor

Graduado en Comunicación Audiovisual y guionista de vocación. Ahora, redactor de contenidos especializado en el bienestar de la tercera edad en miResi. Apuesta por la información de calidad con el propósito de ayudar a familias enteras a encontrar lo que buscan. Siempre de la manera más cercana posible.
¿Quieres estar al tanto de las novedades en residencias y tercera edad?
¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También puedes leer...
La Amistad en la Tercera Edad