¿Necesitas encontrar una residencia con urgencia? Te damos opciones en menos de 5 minutos.

BienestarProfesionales de la salud

Síndrome del Cuidador Quemado: Qué es, Cuándo aparece y Cómo evitarlo

Es habitual que con el tiempo las personas mayores comiencen a perder la autonomía y su cuidado recaiga en familiares cercanos. Pese al amor y la comprensión, el trabajo de cuidados es costoso y desgasta a la larga. Este cansancio repercute negativamente en el mayor, el cual puede llegar a sentirse un estorbo. Los encargados del cuidado terminan desarrollando el síndrome del cuidador quemado. Desde miResi, sabemos que esta situación es inevitable, por lo que te ofrecemos las herramientas para que vuestra relación sea la mejor.

1. ¿Qué es el síndrome del cuidador quemado?

El Síndrome del Cuidador Quemado es un trastorno de ansiedad-depresión con episodios de estrés, ansiedad y frustración. Se da en personas responsables del cuidado de mayores o personas dependientes. Este malestar general, que va desde la pérdida del apetito al aislamiento de la realidad, puede derivar en una depresión. Por ello, el cuidador desarrolla una actitud hostil. En cuanto al mayor, puede tener la percepción de que es el responsable. Es por eso que el desgaste físico y psicológico del cuidador supone peores cuidados para el mayor. Deteriorándose el bienestar de nuestro familiar. ¡Cosa que nadie quiere que ocurra!

1.1. ¿Quién sufre el síndrome del cuidador quemado?

La mayoría de los cuidados dentro de la familia recaen sobre las mujeres -aunque esto ocurre cada vez menos-. Por ello, estos problemas de estrés y depresión suelen ser sufridos principalmente por ellas. Más aún cuando estas tareas terminan por ser asumidas por una única persona dentro del núcleo familiar. Como ya hemos dicho, desarrollar este tipo de sentimientos es normal y ocurre en la mayoría de casos.

Incluso entre los profesionales puede darse, pero estos cuentan con unas herramientas de gestión que los familiares no conocen. Por lo que están más expuestos a sufrir este tipo de trastornos por la falta de educación emocional. Que no se hable de sentimientos como estos causa vergüenza y culpabilidad en los cuidadores. Pero, como ya hemos dicho, no hay nada de extraño en experimentar esos sentimientos.

Mujer con el síndrome del cuidador quemado cortándole el pelo a su madre
Mujer cortándole el pelo a su madre dependiente

1.2. Consecuencias en la vida diaria del cuidador

En gran parte de las ocasiones, la vida del cuidador se ve alterada por las rutinas y necesidades del mayor. Los cuidadores se ven obligados a abandonar sus aficiones -en casos extremos incluso su empleo- para poder centrar su tiempo y esfuerzos en atender sus necesidades. Estas irán creciendo a medida que pase el tiempo y nuestro mayor vea reducida su autonomía y sus capacidades. La vida del cuidador se ve reducida a las rutinas de cuidados y su mundo se concentra en el familiar del que tiene que cuidar. Es habitual ver cómo el cuidador ve anulado su tiempo de ocio y las relaciones fuera del ámbito familiar son escasas o nulas.

2. ¿Cómo sé si tengo Síndrome del cuidador quemado?

Aquí te enseñamos algunos de los síntomas propios del síndrome del cuidador quemado. En caso de que creas que puedes encontrarte en esta situación, no dudes en acudir a profesionales para pedir ayuda.

Infografía con los principales síntomas del síndrome del cuidador quemado
Infografía con los principales síntomas del síndrome del cuidador quemado

3. Qué hago para remediarlo

Lo primero que se debe hacer es asumir que las emociones experimentadas son normales. Estas no son culpa del mayor, el cual no ha elegido su situación ni pretende molestar. Pero tampoco nuestra, ya que son unas circunstancias que pueden sobrepasar a cualquiera.

Existe un gran estigma respecto a la delegación de responsabilidades cuando se habla de familia. Pero lo cierto es que no son más que prejuicios que no tienen en cuenta la realidad de los familiares y los mayores. Se puede buscar apoyo en el resto de la familia, pero estas soluciones pueden conllevar problemas y discusiones por la gestión de responsabilidades y el desentendimiento. Los grupos de apoyos -ya sean dentro del núcleo social próximo o fuera- son muy importantes. Hay que aprender a delegar responsabilidades e interiorizar que pedir ayuda no es un fracaso, sino una opción tan válida como cualquier otra.

Mujer con síndrome del cuidador quemado en el psicólogo
Mujer con síndrome del cuidador quemado en el psicólogo

Las residencias y centros de día son lugares especializados en el cuidado de mayores. Las familias, como es natural, no tienen una formación específica en el cuidado de mayores. Esto conduce a que no sepan cómo actuar ante ciertas situaciones. Por ello, uno de los remedios más eficaces es dejar a nuestros en una residencia con los mejores cuidados.

Hoy en día, las opciones son muy amplias y las ayudas y subvenciones pueden suponer una gran desahogo. Aún así, en miResi somos conscientes de que muchas veces la economía es un problema. Por ello, te asesoramos con expertos para que la economía familiar no represente un problema. No lo dudes. ¡Déjanos acompañarte en el proceso de encontrar los mejores servicios para tus mayores!

Fuentes:

Sobre el autor

Periodista y estudiante de Geografía e Historia. Actualmente redactor en miResi con el objetivo de contar historias de interés social. “El pasado es la mejor forma de acceder a la realidad del presente”
¿Quieres estar al tanto de las novedades en residencias y tercera edad?
¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.