¿Necesitas encontrar una residencia con urgencia? Te damos opciones en menos de 5 minutos.

PatologíasResidencias de mayores

¿Sabes Cómo Funciona una Residencia para Personas con Dependencia?

La dependencia implica una serie de cuidados que muchas veces los familiares no pueden prestar. La opción más adecuada, si se cree que no se pueden realizar las tareas necesarias, es pensar en una residencia. Las residencias son lugares especializados con personal cualificado que presta los servicios y cuidados necesarios. Por eso, desde miResi te informamos sobre los protocolos de las residencias para personas con dependencia.

1. ¿Qué es la dependencia?

Entendemos dependencia como el estado en el que la persona en cuestión ha perdido un grado determinado de sus facultades físicas y/o mentales. En este punto, es fácil comprender que la persona en cuestión requiere de la ayuda de terceras personas para desarrollar su vida.

Esto comporta una pérdida real de autonomía. Los mayores requieren de un acompañamiento constante para realizar las tareas de la vida cotidiana. Esta pérdida de capacidades en el día a día puede venir dada por una patología mental, la reducción de movilidad derivada de un accidente o estados de demencia derivados de patologías como el alzheimer.

Por lo tanto, la dependencia es todo aquel escenario en el que una persona requiera de una ayuda externa constante.

Anciano residente de una de las residencias para personas con dependencia en España
Anciano siendo atendido por una enfermera en una residencia para personas con dependencia

1.1. Grados de dependencia

Existe una escala en el grado de la dependencia que va desde la más moderada -aquella en la que las facultadas se ven poco afectadas- y la más alta -donde los cuidados y la asistencia deben ser más continuos-. 

Concretamente existen tres grados de dependencia:

  1. Dependencia moderada (Grado I): Este es el grado más bajo. En este estadio de la dependencia todavía se goza de una alta autonomía. Lo único que necesitan los mayores en este punto es un acompañamiento puntual en las tareas cotidianas.
  2. Dependencia severa (Grado II): En este punto, la dependencia ya impide hacer gran parte de las tareas cotidianas. El mayor requiere de una persona que se implique de una forma más constante en su cuidado.
  3. Gran dependencia (Grado III): Este es el grado más alto de dependencia. La persona con demencia no tiene autonomía suficiente para desarrollarse por sí misma, por lo que requiere de personal especializado que conviva con ellos.

1.2. Síntomas de la dependencia

Como hemos apuntado, la dependencia deriva de distintos orígenes, pero las consecuencias son similares. El mayor puede perder la memoria, sentirse desorientado, reducir su movilidad articular y dejar de realizar las actividades del día a día con agilidad e independencia.

Las dependencias vinculadas con patologías mentales requieren del apoyo de personal especializado en salud mental. La agresividad, las pérdidas de memoria o la desconfianza en el resto representan un reto a la hora de convivir. Por ello, los profesionales deben encargarse de que no se den situaciones de tensión ni riñas entre convivientes.

Con las demencias ocurre algo similar. Las lagunas mentales y la desorientación puede provocar situaciones tensas entre residentes, por lo que hay que poner el foco en que esto no ocurra.

Respecto a las personas con problemas de movilidad la cosa cambia, ya que el reto es conseguir que los residentes puedan moverse por el espacio sin problemas. Hay que tener en cuenta a las personas con problemas de visión, aquellos que no pueden comunicarse y a los que no disponen de movilidad parcial o completamente.

2. ¿Qué cuidados necesita una persona con dependencia?

Ya que las patologías o trastornos son variados, los cuidados se prescriben de forma individual dependiendo del motivo que ha reducido la autonomía. 

La administración pública reconoce esta labor otorgando ayudas económicas a las instituciones que deciden dan una respuesta a las necesidades de las personas con dependencia. Todas ellas deben reunir una serie de características para poder dar servicio a personas con dependencia. Por ejemplo, la adaptación arquitectónica de los espacios o contar con personal especializado. 

2.1. Dependencia derivada de patologías mentales

Los trastornos vinculados con la salud mental merecen una atención especializada. En este caso, los especialistas en psiquiatría son los responsables del tratamiento de las personas con dependencia.

La esquizofrenia o la bipolaridad, por ejemplo, requieren de unos servicios especiales en residencias. Los centros deben contar con psiquiatras y personal formado en la materia para dar el mejor servicio.

Las residencias de ancianos son una buena alternativa a los centros de salud mental. Las personas mayores se encuentran en un ambiente distendido con la seguridad completa que ofrece el dispositivo de seguridad de los centros.

2.2. Dependencia derivada de demencias

Este es un caso similar al anterior. Las personas con alzheimer o cualquier demencia necesitan de vigilancia, pero también de un trato cercano vinculado a la salud mental. 

Las residencias ofrecen su apoyo mediante profesionales de la salud que saben cómo gestionar las crisis, controlar los brotes y dar una respuesta eficaz al avance de la patología.

Frecuentemente, las personas con demencia se desorientan o quieren escapar de las instituciones; esta es una situación que debe ser gestionada por los empleados de los centros.

2.3. Dependencia derivada de reducción de la movilidad

En este caso, las instalaciones deben cumplir con una serie de requisitos para que personas en silla de ruedas, con visión reducida, con problemas para comunicarse, etcétera. Las revisiones periódicas que se realizan desde la administración pública -no solo para recibir ayudas, sino para hacer un estudio de la calidad- contemplan en sus análisis la adaptación del espacio a las personas con movilidad reducida.

Los familiares, así como los residentes, tienen la libertad de exigir que las instalaciones sean adecuadas para todo tipo de realidad. Los centros, como ya hemos comentado, deben ofrecer una serie de facilidades, de no ser así, se puede llegar a suspender su actividad vía judicial. En el menor de los casos, la institución tendrá que pagar una multa.

3. Posibles tratamientos en las residencias para personas con dependencia

3.1. Tratamiento de la dependencia por trastornos mentales

Las patologías mentales cubren un amplio espectro. Desde la depresión a la esquizofrenia. Los medicamentos ayudan a que las lagunas mentales, las imaginaciones y los arranques de ira disminuyan a mínimos.

Algunos de los productos más empleados son los antidepresivos, los antipsicóticos o los sedantes. El objetivo es reducir el nivel de alteración para evitar conflictos entre residentes; evidentemente, sin negar la autonomía del mayor y procurando que este lleve una vida digna con el mayor grado de bienestar posible.

Anciana residente en una de las residencias para personas con dependencia de España
Anciana residente en un centro especializado en personas con dependencia

3.2. Tratamiento de la dependencia por movilidad reducida

En muchos casos, los residentes no requieren de una medicación específica. En algún caso donde el dolor es persistente, los mayores sí necesitan de sedantes o relajantes musculares para no experimentar el dolor en su plenitud.

Sí es habitual que los profesionales de la traumatología y la fisioterapia trabajen la movilidad de las articulaciones. Los ejercicios con profesionales previenen de que las extremidades no se atrofien (sarcopenia) por la falta de movimiento. La sarcopenia se trata mediante hormonas; estas son la testosterona, la dihidroepiandrosterona o la hormona del crecimiento.

3.3. Tratamiento para la dependencia por demencia

Normalmente se recurre al tratamiento farmacológico recetado por el médico para tratar la demencia. Los fármacos existentes y más comúnmente empleados son donepezil, rivastigmina, galantamina o memantina. También se prescribe una medicación basada en los antipsicóticos, los antidepresivos o los ansiolíticos.

Como parte del tratamiento no farmacológico los centros ofrecen terapia ocupacional. Es decir, actividades para que los mayores puedan desarrollarse con plenitud y compartan con sus compañeros vivencias y creen comunidad. Esto sirve para su integración social y para elevar su autoestima.

4. Mejores residencias para personas con dependencia en España

Sabemos que encontrar un lugar adecuado para un familiar es siempre complicado. Mucho más si se trata de un ser querido con dependencia. Por eso, en miResi te queremos poner las cosas fáciles con esta lista de residencias especializadas por todo el territorio español.

4.1. Anneke Residencia (Alicante) 

El personal del centro vuelca toda su atención en sus residentes procurando brindarles una atención individual y hogareña. Anneke Residencia se caracteriza por hacer de sus instalaciones un segundo hogar para nuestros mayores. Un hogar donde no falta el cariño y los cuidados pertinentes.

El centro incluye un servicio especializado para personas con dependencia. Sus profesionales prestan un servicio adaptado a las necesidades de los residentes con problemas para gestionar con autonomía.

4.2. Albertia Lugo (Galicia)

Albertia Lugo consta de cuatro unidades de vida diferenciadas y especializadas en el cuidado de nuestros residentes de acuerdo a su perfil y en el que el personal está formado para atender y cuidar a cada caso de manera individualizada. 

Una de estas unidades de vida es una Unidad Protegida para enfermos de Alzheimer y otras demencias donde el personal es experto en demencias.

4.3. Casablanca Rivas (Madrid) 

La residencia de mayores Casablanca Rivas es un centro con13 años de funcionamiento y experiencia, bien consolidado en el municipio. 

El equipo de profesionales cuenta con amplia experiencia, implicación y está orientado a satisfacer las necesidades y deseos de los mayores que viven en el centro.   Ofrecemos atención diaria a las familias, y nos interesa conocer sus expectativas y prioridades en los cuidados que esperan para los residentes.

4.4. Cáser Residencial León 

Cáser Residencial León se encuentra en San Andrés del Rabanedo, a 15 minutos paseando desde San Marcos, en el centro de León. Todas las instalaciones están diseñadas y estudiadas para que el mayor que vive en ellas goce de una alta calidad de vida, tratándose de un centro libre de barreras arquitectónicas. 

Su edificio, mobiliario y sobre todo sus profesionales hacen de Caser Residencial León un centro con un ambiente familiar, hogareño, cálido y agradable. Cuenta con amplias zonas comunes: comedores, salas de TV, amplio jardín, gimnasio con equipamiento completo, consulta médica, sala de enfermería, etc. 

4.5. Residencia Puente Romano Marbella (Málaga) 

Orpea Puente Romano se encuentra en un entorno único para prestar los mejores servicios a nuestros residentes. Esta residencia de la tercera edad situada en la llamada Milla de Oro de Marbella es donde se concentran muchas de las instalaciones de turismo de lujo, muy próximo al reconocido hotel de 5 estrellas Puente Romano y prácticamente en segunda línea de playa. La residencia de mayores en Marbella Puente Romano cuenta con buenas comunicaciones, ambiente tranquilo y agradable.

El centro cuenta con un servicio especializado en la atención de personas que padecen Alzheimer u otras demencias.

En ORPEA residencia de mayores en Puente Romano nuestro personal de atención directa vela por el bienestar de los residentes las 24 horas del día: médicos, enfermeros/as, psicólogos/as, trabajadores/as sociales, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, animadores/as, auxiliares de enfermería, gerocultores/as.

Su vocación va más allá de lo puramente profesional: Caser Residencial ofrece calidez y empatía, se adaptan a las necesidades y preferencias de cada persona y de sus familiares. Además, ofrece diferentes posibilidades de estancia, según las necesidades de la persona: largas estancias, estancias temporales, estancias por convalecencia, o estancias únicamente diurnas/nocturnas.

Anciana residente en una de las residencias para personas con dependencia en España
Anciana con dependencia en una residencia española

5. Me siento culpable por llevar a una familiar a una residencia para personas con dependencia

La sensación de culpa en los familiares es constante. Parece que la actividad de cuidados -siempre gratuita e invisibilizada- deja un gran sentimiento de no estar haciendo bien las cosas. Puede ocurrir que la persona que cuida desarrolle el conocido como síndrome del cuidador quemado

Esta situación de colapso es normal, pero no es agradable. Por eso, hay que plantearse llevar a los mayores a centros en los que los profesionales se puedan encargar de cuidarlos. Los empleados de las residencias están formados y saben lo que hacen. Además, estos focalizan toda su atención en el mayor, su trabajo les permite tratar a los pacientes de forma individualizada.

Hay que olvidar el estigma que existe en este campo. Las residencias no son lugares donde “abandonar a los mayores”. Las premisas de que un familiar debe encargarse del cuidado en el domicilio solo sirven para presionar a parte de la familia. Siendo esta, normalmente, una única persona que carga con toda la responsabilidad. Usualmente mujeres que deben abandonar su trabajo, o limitar su tiempo libre. Todos merecemos una vida propia.

Estar a cargo de un mayor con dependencia es una carga de responsabilidad. Muchas veces creemos que esta es una misión que debemos desarrollar personalmente, pero no hay problema en delegar responsabilidades en personas profesionales. Las residencias pueden ofrecer un servicio completo y de calidad, mientras que los familiares, generalmente, no disfrutan de una formación específica o del tiempo para encargarse de todas las situaciones. ¡Demos una vida de calidad a nuestros mayores!

Fuentes:

Sobre el autor

Periodista y estudiante de Geografía e Historia. Actualmente redactor en miResi con el objetivo de contar historias de interés social. “El pasado es la mejor forma de acceder a la realidad del presente”
¿Quieres estar al tanto de las novedades en residencias y tercera edad?
¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También puedes leer...
Cómo Solicitar una Residencia de Ancianos Pública