¿Necesitas encontrar una residencia con urgencia? Te damos opciones en menos de 5 minutos.

EnvejecimientoMedicamentosPatologías

¿Qué Debes Tener en Cuenta Antes de Tomar Tranquilizantes?: Riesgos para Personas Mayores

Muchas situaciones de nuestro día a día pueden resultar abrumadoras y quitarnos el sueño por las noches. Infunden preocupación e incrementan nuestros niveles de ansiedad. Aunque podemos caer víctimas de esta condición en cualquier etapa de la vida, es a veces en la tercera edad cuando puede generar más ruido. Por eso hoy te traemos un tema que se suele pasar por alto debido a las múltiples ventajas que presenta, pero que no le exime de presentar riesgos: te hablamos de los riesgos de los tranquilizantes en ancianos.

Sigue leyendo y, ¡qué nada ni nadie te quite el sueño!

1. ¿Qué son los tranquilizantes?

Los tranquilizantes, también conocidos como ansiolíticos, son fármacos cuyo consumo busca actuar sobre el sistema nervioso central, disminuyendo la ansiedad y facilitando la conciliación del sueño.

Existen diferentes tipos de tranquilizantes, aunque los más conocidos son las benzodiazepinas. Estas se pueden clasificar en dos categorías, en función del tipo de trastorno que busque tratar:

  • Benzodiazepinas que actúan al instante tras ser ingeridas utilizadas para el insomnio.
  • Benzodiazepinas utilizadas para la ansiedad y cuyos efectos se manifiestan de manera más paulatina, prolongandose más en el tiempo.

No obstante, no se recomienda que el consumo de estos fármacos exceda una dosis y período de tiempo limitados. ¿El motivo? Hay varios, ¡y te los explicaremos más adelante!

Tanto si tu mayor se plantea empezar a consumir tranquilizantes como dejar de tomarlos, es indispensable que antes lo consulte con su médico. Este profesional de la salud será el responsable adecuado para indicar las pautas a seguir del tratamiento y hacer un seguimiento del tratamiento.

Pero, antes que nada…

riesgos de los tranquilizantes en ancianos
Los tranquilizantes ayudan a los mayores a relajarse y conciliar el sueño.

2. ¿Para qué sirven los tranquilizantes?

Cuando envejecemos, las personas nos vemos sujetas de manera súbita a cambios bruscos en nuestra vida. De hecho, muchas veces nos cuesta asimilar los diferentes eventos que suceden a nuestro alrededor o que nos afectan directamente, como la soledad, el fallecimiento de amigos o seres queridos, la percepción de nuestro propio deterioro físico y mental o las limitaciones para hacer cosas que nos gustan.

Pero no solo. Además, algunas enfermedades neurodegenerativas como algunos tipos de demencia, como por ejemplo el Alzheimer, se manifiestan en la persona mayor como agitación extrema y nerviosismo.

Un conjunto de factores que pueden dar pie a la aparición de ansiedad y  trastornos del sueño, entre otras condiciones que comprometen seriamente la salud del anciano. Esto reduce drásticamente tanto la calidad de vida como su bienestar emocional, viéndose exhausto mentalmente y nublando su visión optimista a la que nos tiene tan acostumbrado.

Por eso, es importante conocer en detalle los diferentes trastornos cuyos síntomas pueden ser paliados con este tipo de medicamento. ¡Atento a lo que te contamos a continuación!

2.1. Ansiedad

La ansiedad es un trastorno que se produce cuando hay una respuesta del organismo causada por una tensión emocional que deriva de alguna situación de estrés identificada como amenaza en nuestra vida.

Según Manual MSD, unas de las múltiples causas de la ansiedad pueden ser el estado físico o el perfil psicológico del individuo. Es decir, dos variables condicionadas por el proceso de envejecimiento y las distintas circunstancias que la rodean.

La ansiedad presenta distintos síntomas, como la preocupación excesiva o la sensación de ahogo, pero quizás uno de los más representativos es la incapacidad para conciliar el sueño correctamente. Algo conocido como…

2.2. Insomnio

El insomnio es un trastorno del sueño que se caracteriza por impedir que la persona pueda conciliar el sueño de manera normal. 

Aunque el envejecimiento de por sí ya conlleva la pérdida de capacidad para dormirse con facilidad, existen determinados elementos que empeoran la calidad del sueño. Estos pueden ser enfermedades físicas como los problemas respiratorios o situaciones de tensión emocional como la ansiedad.

El insomnio deriva en un mayor agotamiento del mayor, así como el empeoramiento de capacidades cognitivas como la memoria o la atención. Puede provocar incluso caídas, debido a la distorsión de la percepción y el cansancio. 

¡Un sueño reparador es vital para funcionar como es debido a la mañana siguiente!

3. Riesgos de los tranquilizantes en ancianos

A pesar de la efectividad de los tranquilizantes para ayudar a reducir la ansiedad, mejorar la calidad de higiene del sueño y crear un espacio de seguridad y tranquilidad para el mayor, mejorando su calidad de vida, estos pueden conllevar una serie de riesgos que debes conocer. A continuación te los explicamos uno a uno:

  • Pueden generar dependencia: Si se dejan de tomar los tranquilizantes tras haberlos consumido durante demasiado tiempo, puede producirse el conocido “síndrome de abstinencia”. En estos casos, el mayor podrá manifestar falta de concentración, nerviosismo o irritabilidad. 
  • Somnolencia: la aparición de una necesidad desmedida de dormir puede producir caídas en los ancianos, con consecuencias graves y hasta fatales.
  • Tolerante a la ingesta del medicamento: el organismo reconoce y se acostumbra al medicamento, disminuyendo sus efectos. Esto crea la necesidad de aumentar la dosis, entrañando posibles complicaciones.

4. Entonces…¿Qué hago?

En primer lugar, acudir al médico. Tenemos que depositar nuestra confianza en sus manos, ya que es la única persona competente y capaz de realizar un diagnóstico preciso del caso concreto de cada persona y, como consecuencia, recetar el mejor tratamiento que actúe eficazmente.

Pero además, existen alternativas que ayudarán a que el mayor se sienta menos ansioso, preocupado y, sobre todo, comprendido. La más conocida es la terapia psicológica, en la que un psicólogo ofrece sus consejos, empatía y ayuda al paciente, aportándole nuevos puntos de vista sobre el tema que le quita el sueño. Hay veces que nuestra preocupación es tanta que necesitamos que alguien nos dé un empujoncito para ver que el suelo que tenemos bajo los pies es firme y no nos pasará nada.

Este es un servicio tan importante que se ha vuelto indispensable en las residencias de ancianos, lugares en los que el cuidado de la salud mental juega un papel clave para la felicidad del mayor.

riesgos de los tranquilizantes en ancianos
Tener a alguien que te escuche, mediante la terapia psicológica, aporta nuevos puntos de vista sobre lo que nos preocupa.

Si buscas una residencia para tu familiar y estás teniendo dificultades para encontrar una que se ajuste a tus necesidades y presupuesto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En miResi trabajamos con las mejores residencias de España, centros de calidad especializados en la atención médica del mayor y en fomentar un envejecimiento activo.

Para ello, nuestro equipo de asesoramiento familiar será el encargado de guiarte durante todo el proceso, haciéndote sentir acompañado durante todo el proceso: desde que llamas hasta que entras por la puerta de la residencia ideal para tu mayor. 💚

Fuentes:

Sobre el autor

Graduado en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Complutense. Ahora redactor de contenidos sobre gerontología y geriatría en miResi. Cree en el valor humano de la información y que esta cumpla un propósito: ayudar a los mayores y sus familias durante el bello proceso de la vejez. El mundo no solo se cambia con buenas acciones, con buenas historias también.
¿Quieres estar al tanto de las novedades en residencias y tercera edad?
¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.