¿Necesitas encontrar una residencia con urgencia? Te damos opciones en menos de 5 minutos.

BienestarEnvejecimiento

¿Qué es la Paroniquia en Adulto Mayor?

La Paroniquia en Adulto Mayor, como en cualquier grupo etario, es una infección que afecta a la piel que rodea las uñas de las manos o de los pies. La infección afecta a la cutícula u otras zonas que rodean la uña. En el siguiente post te contamos cómo afecta la Paroniquia en Adulto Mayor, los síntomas relacionados con esta afección y los tratamientos disponibles para la misma.

1. Paroniquia en Adulto Mayor: ¿Qué es?

Los expertos de The Cleveland Clinic definen la paroniquia como «una infección de la piel que rodea la uña del dedo». La paroniquia en Adulto Mayor, como en otros grupos etarios, es una infección alrededor de la uña, en la que la lámina ungueal presenta una inflamación. La parte dura de la uña, es decir, la cutícula se ve afectada y, en ocasiones, esa destrucción puede conllevar supuración.

El doctor Javier Treviño explica que la paroniquia puede ser aguda o crónica. La primera afecta a una uña y la segunda puede producirse en varias uñas a la vez. ¿Qué síntomas presenta la paroniquia? Los especialistas describen que los síntomas de la paroniquia «dependen del microorganismo que la causa y el nivel de gravedad de la infección». Desde Mejor Con Salud indican los siguientes síntomas:

  • Dolor, hinchazón y enrojecimiento en la base de una o más uñas.
  • Aparición de ampollas llenas de pus localizadas en el área de infección.
  • Cambios de color en la uña o separación de la misma de la yema del dedo.
  • En caso de diseminación de la infección bacteriana al resto del cuerpo, el paciente puede experimentar fiebre, escalofríos, malestar y dolor muscular entre otros síntomas.

Por lo general, el médico puede diagnosticar la paroniquia con un examen físico. Según los expertos, también se podría enviar alguna muestra de líquido de pus a examinar a laboratorio para identificar la bacteria o el hongo que ha motivado la infección. La infección por hongo puede ser más difícil de eliminar. En cualquier caso, se debe seguir las indicaciones de los especialistas en el seguimiento y tratamiento de la infección.

Paroniquia en Adulto Mayor: infección en la uña
Paroniquia en Adulto Mayor: infección en la uña

2. Paroniquia en Adulto Mayor: causas y tratamiento

¿Qué causa la paroniquia? En palabras de The Cleveland Clinic «la bacteria estafilococo es la culpable más común de la paroniquia aguda, seguido por el estreptococo. La paroniquia crónica tiende a ser causada más bien por un hongo que por una bacteria».

La Paroniquia en Adulto Mayor, o paroniquia, afecta causando dolor por la zona de la uña afectada, enrojecimiento, hinchazón y, en ocasiones, se forman sacos de pus. Lo que condiciona a la calidad de vida de quienes sufren la afección, entre ellos los adultos mayores.

En Mejor con Salud indican que «la paroniquia es una patología de origen infeccioso, ya sea bacteriano o por hongos, que afecta a las uñas de los dedos de las manos y los pies». Y establecen las causas por las que esta infección puede producirse: 

  • La infección puede deberse a la facilidad de entrada de los patógenos.
  • Daños mecánicos continuados: morderse la piel de las uñas o crecimientos atípicos con lesiones.
  • La exposición a la humedad de forma continuada puede promover la aparición de infecciones por hongos.
  • La diabetes puede ser otro factor de riesgo.

2. 1. Tipos de paroniquia

Según el «agente causal» o el «patógeno que la causa», podemos encontrar paroniquia aguda o paroniquia crónica. En Mejor con Salud explican en qué consiste cada una:

  • Aguda: De etología bacteriana, por estreptococos, estafilococos o pseudomonas. Aparece de repente, no dura mucho y suele encontrarse localizada en un solo dedo, usualmente de la mano.
  • Crónica: Causada por hongos del género Candida. Se presenta en más de un dedo y se asocia a un periodo de recuperación más prolongado con posibles recaídas.

Desde The Cleveland Clinic señalan que la paroniquia puede ocurrir por la rotura de una uña, por cortarse las uñas de forma agresiva, por algún trauma en la uña (motivado por un golpe, por ejemplo), en ese caso estaríamos hablando de paroniquia aguda. La persona puede observar enrojecimiento en el dedo, notar «latir» esa zona y la hinchazón alrededor del dedo.

Con la paroniquia crónica la persona nota sensibilidad alrededor de la uña. La piel también puede enrojecerse e hincharse. Puede afectar a varias uñas y la zona alrededor de las mismas puede estar húmeda. Como desarrolla el doctor Treviño, «la paroniquia crónica puede producirse cuando las uñas están expuestas al agua o a sustancias químicas fuertes por periodos prolongados, la humedad permite que crezcan determinados gérmenes».

Paroniquia en Adulto Mayor: Importante cuidar bien las uñas y las yemas de los dedos
Importante cuidar bien las uñas y las yemas de los dedos

La paroniquia también puede clasificarse según la gravedad de los síntomas que presenta. En un artículo de Elsevier los expertos desarrollan la siguiente clasificación:  

  • Paroniquia de grado I. Si las bacterias no han penetrado a mucha profundidad, se forma una ampolla de pus entre el eponiquio y la capa córnea por un lado y entre el eponiquio y la dermis por el otro. 
  • Paroniquia de grado II. Si las bacterias penetran a mayor profundidad, entonces se forma un absceso en la bolsa ungueal. Si la dermis todavía no ha sido perforada, existe la posibilidad de extraer el absceso sin aplicar anestesia local.
  • Paroniquia de grado III. Si el absceso se ha extendido desde la bolsa ungueal hacia el tejido adiposo subcutáneo del pliegue ungueal, se realizará una incisión lo suficientemente amplia sobre la piel bajo anestesia local como mínimo.
  • Paroniquia de grado IV. Desde la bolsa ungueal el absceso puede expandirse también por debajo de la placa ungueal. Para eliminar este absceso, se deberá extraer una parte de la placa ungueal.
  • Paroniquia de grado V. Una infección más profunda con afectación del hueso o con formaciones de necrosis en la piel es poco frecuente. En caso de producirse, puede conducir a una amputación parcial del dedo. 

2.2. Tratamiento para la paroniquia y prevención

Es necesario consultar con un especialista, el profesional será quien establezca un tratamiento adecuado a las necesidades de cada paciente. Desde The Cleveland Clinic explican que cuando la paroniquia es aguda puede probarse a poner el dedo en remojo en agua templada durante un cuarto de hora aproximadamente, varias veces al día. Si la infección continúa, señalan los expertos, el médico puede «drenar la zona afectada mediante un pequeño corte». Es posible que el médico recete antibióticos para la infección.

Si la paroniquia es crónica, indican desde la clínica, el médico «puede recetar un medicamento antifúngico que se puede poner directamente en la uña». Un tratamiento diario y posiblemente de varias semanas. Desde en Mejor con Salud añaden que, «si el absceso resulta complicado, la intervención quirúrgica localizada puede ser necesaria».

El doctor Javier Treviño recomienda algunos hábitos que pueden ayudar a evitar sufrir paroniquia, entre los cuales señala: cuidar bien las uñas y las yemas de los dedos. Evitar lastimarse las uñas y las yemas, no morderse las uñas, mantenerlas cortas y suaves, mantener las manos secas y libres de sustancias químicas. Otras recomendaciones son: no cortarse las cutículas porque esto podría significar crear un punto de entrada para las bacterias y los hongos.

Sabemos que el envejecimiento en ocasiones conlleva dificultades. Sabemos que buscar una residencia para tus seres queridos puede ser un proceso difícil. Desde miResi ponemos a tu alcance atención personalizada, gratuita y sin compromiso. Si estás buscando residencia para personas mayores, no dudes en pedirnos información. ¡Te damos la bienvenida a miResi!

Fuentes:

Sobre el autor

Graduada en Periodismo. Redactora de contenidos en miResi. Aprendiendo cada día sobre temas de bienestar y salud que sirvan para mejorar la calidad de vida de las personas mayores.
¿Quieres estar al tanto de las novedades en residencias y tercera edad?
¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También puedes leer...
¿Sabes Cómo Solicitar la Fe de Vida? ¡Te lo Contamos!