¿Necesitas encontrar una residencia con urgencia? Te damos opciones en menos de 5 minutos.

ProfesionalesRelacionesTecnología

miResi Entrevista a Ana Estirado, CEO de Grupalia Internet

Ana Estirado es la CEO de Grupalia Internet (GNET) desde 2020 y fue directora financiera de la empresa de telecomunicaciones TRC durante más de 25 años. Estirado, licenciada en Ciencias Empresariales, es la coordinadora del proyecto IIAMO. Un sistema de comunicación que combina la inteligencia artificial y las videollamadas. El objetivo ha sido crear un sistema de conexión para las residencias en el que los ancianos residentes puedan comunicarse con sus familias de forma desasistida, es decir, con la mayor autonomía posible. Lo innovador es que la inteligencia artificial aporta un seguimiento del estado de los mayores mediante el análisis de sus expresiones.

En el tiempo de la videollamada, el programa analiza los gestos de los ancianos para detectar dolencias o preocupaciones que no estén expresando abiertamente. Mediante una aplicación móvil, los familiares podrán estar en contacto constante con sus familiares sin necesidad de la ayuda de los profesionales de la residencia. Como comenta Estirado, la soledad es uno de los grandes males en la tercera edad. Se busca con este proyecto acercar a las familias y prevenir el malestar de nuestros mayores en un tema tan olvidado como es la soledad.

Paralelamente, la empresa está desarrollando un Observatorio de la soledad. Junto a la aplicación IIAMO, el observatorio busca analizar y tratar de disminuir la soledad en España. Se intenta unir ambas herramientas para que funcionen juntas con el fin de crear un mapa de la soledad en España. Estirado y TRC entran en un sector invisibilizado de la sociedad que no cuenta con gran atención, pero es una realidad que sufren miles de personas.

Ana Estirado y el equipo del proyecto IIAMO
Ana Estirado y el equipo del proyecto IIAMO

¡Ana Estirado nos explica qué es el proyecto IIAMO!

“Los sentimientos de quien sufre la SND no son percibidos como parte de la solución

-¿Qué motiva este proyecto?

Una Sociedad del bienestar como la nuestra, en la que la calidad de vida es un objetivo a lograr, no puede desentenderse y olvidar, especialmente tras lo vivido en la pandemia ocasionada por el COVID-19, a aquellos que se encuentran más desvalidos por encontrarse en situaciones de aislamiento social o padeciendo de una Soledad No Deseada (SND). En muchos casos continuada, en un momento en la vida en que la vejez nos hace cada vez más dependientes. 

Como empresa tecnológica que somos, la innovación y el afrontar este desafío social nos ha llevado a ser pioneros y desarrollar la solución “llAMO”, con la intención de ser una ayuda eficaz en la lucha contra esta situación oculta y creciente de la SND y con el foco puesto en la amabilidad de la experiencia, la sencillez de utilización y la accesibilidad para todos los actores que son partícipes de la misma: Residencias, Familias y Residentes. 

-¿Qué fines tiene exactamente este proyecto?

Somos conscientes que la ayuda a las personas que padecen la SND, depende en gran manera del entorno y de las circunstancias de cada una. Por ello hemos querido centrarnos en las personas mayores que están en las residencias y que carecen de competencias tecnológicas para establecer una comunicación por videollamada con familiares y amigos. Justo el núcleo emocional que más puede aportar a que una persona no se sienta sola.

Es poner a la familia y entorno próximo emocional en el centro de la solución de los mayores con SND que se encuentran en las residencias o en centros que tratan y ayudan a personas con determinados grados de discapacidad. La buena voluntad de terceros permite el acompañamiento y que haya alguien que ayude, pero los sentimientos de quien sufre la SND no son percibidos como parte de la solución.  

-Explicado para el usuario medio, ¿en qué consiste la inteligencia artificial aplicada al estudio de las emociones?

En base a las expresiones faciales, gestos y voz, con la inteligencia artificial se puede “interpretar” la forma de sentir de una persona (placer, ira, alegría o tristeza), su estado de ánimo, su actitud y predisposición y junto con otros datos que se hayan recogido de la misma persona, la correlación con su impacto en la salud (física y psicológica). 

El campo de investigación en esta área está abierto y requiere profundizar en su estudio, pero el fin perseguido de mejorar el bienestar y la calidad de vida de los mayores, en este caso evitando el aislamiento social y la SND, es lo que debe animar a ello.

La tecnología no es buena, ni mala, pero tampoco es neutral. Hay que orientarla y manejarla para un fin concreto. La energía nuclear, los láseres, la computación, etc. Podemos pensar en cualquier objeto que nos rodea hoy y veremos que al final depende del uso que queramos darle, por ello hay que tenerlo en cuenta desde el mismo diseño de las soluciones y productos.

-¿En qué grado la tecnología puede ser empática? ¿llegan las máquinas a detectar emociones que el hombre no puede?

La tecnología no es empática “per se. La empatía es propia de las personas. Es como llegamos a entender y somos partícipes de los sentimientos de los otros. La tecnología es solo el medio que utilizamos para que la empatía pueda darse.

Para ello la solución “llAMO” busca la sencillez, facilidad de uso, la experiencia agradable y la accesibilidad en la comunicación (video y voz), para los tres pilares que se apoya: Residencias, Familias y Residentes, evitando a estos últimos la sensación de aislamiento y permitiendo que, de nuevo, su núcleo afectivo vuelva a formar parte de su vida. Unos mayores que nunca fueron especialmente diestros con los dispositivos inteligentes y para los que utilizarlos supone un problema importante y muchas veces insalvable. Esto hace a la tecnología tener un toque humano, que permite que se perciba nuestra empatía.

“La tecnología no es buena, ni mala, pero tampoco es neutral. Hay que orientarla y manejarla para un fin concreto”

-¿Cómo se están realizando las pruebas? 

Estamos muy satisfechos del grado de aceptación de la mayoría de las residencias a las que nos hemos dirigido y querríamos agradecer a la Residencia Vigor su ayuda en la definición de la prueba piloto y a Valdeluz y Mensajeros de la Paz por su colaboración en la realización de las pruebas en sus residencias.

Por nuestra parte, hemos desplazado un equipo humano y técnico a las residencias para valorar y facilitar las pruebas de concepto y conocer así de primera mano cómo mejorar y evolucionar la solución “llAMO” actual.

-¿En qué mejorará este proyecto la vida de los mayores?

La Tecnología con “llAMO” humaniza, crea cercanía y calidez conectando a las personas con su entorno más emocional, utilizando tecnologías basadas en la imagen y la voz, que permiten enriquecer la comunicación creando una experiencia próxima y profunda. 

La imagen de familiares y amigos y la frecuencia de las comunicaciones enlaza con buenos recuerdos del pasado y evita percepciones negativas de abandono que repercuten en la salud física y mental del residente. 

-El proyecto pone en el centro la soledad como un tema relevante, ¿qué visión cree que hay en la sociedad sobre la soledad?

Es difícil responder a ello. Todos y cada uno de nosotros tenemos una opinión sobre si se hace lo suficiente o si es posible hacer más. Es cierto que los servicios sociales de las distintas administraciones, organizaciones y fundaciones orientadas a la atención de personas mayores han estado atendiendo sus necesidades mediante servicios de teleasistencia, ayuda a domicilio, centros de mayores, centros de día, etc. 

Nosotros creemos, desde luego, que es posible hacer más, especialmente cuando identificamos a unas personas que no son visibles para la sociedad y que no tienen “mecanismos estructurados” de ayuda en su lucha contra una Soledad No Deseada que sienten cada día y cuando la tecnología nos permite acercarnos a ellas. 

Por ello nos hemos dirigido al IMSERSO y hemos sido recibidos por el Subsecretario de Asuntos Sociales, estando a la espera de posibles modelos de colaboración en el área de Atención a los Mayores. Sabemos que la responsabilidad principal en esta área recae en las Comunidades Autónomas y esperamos dirigirnos a la Comunidad de Madrid e informarles de este proyecto pionero. Igualmente, estamos en contacto con la Fundación La Caixa para ver vías de cooperación.

Estamos convencidos que la solución “llAMO” permite atender a ese grupo importante de personas dependientes y tecnológicamente no preparadas que están en las residencias y centros especiales, a las que hasta ahora no se podía llegar, de forma directa y estructurada, en la lucha contra la Soledad No Deseada. 

Ana Estirado, CEO de Grupalia Internet
Ana Estirado, CEO de Grupalia Internet

“Los sistemas de IA tienen que ser (en este campo al menos) una ayuda a expertos y personas que tengan que tomar decisiones sobre seres humanos. No deben ser decisores autónomos que accionan respuestas inmediatas, sino suministradores de información procesada para nuestra ayuda” 

-Hay proyectos internacionales que quieren crear casas inteligentes con esta tecnología, ¿cree que sería posible implantar una residencia inteligente en España? ¿Cómo sería?

La tecnología hoy en día permite casi todo lo imaginable. Si podemos hablar de Ciudades Inteligentes (Smart Cities), como no pensar en una residencia inteligente.

La residencia inteligente estará basada en las capacidades que ya permite la tecnología y la conectividad actual. Su evolución tan sólo hará su uso más sencillo y seguro para la residencia y más amigable y transparente para los residentes y familiares.  

Así, la dirección y la gestión logística, de seguridad, salud y de recursos de personal y financieros propios de la residencia, como la interacción de los residentes en la misma, hará un uso diario de los comandos de voz, de la identificación biométrica y reconocimiento facial, gestión de la identidad, de la Inteligencia Artificial, de la conectividad WIFI 6 y 5G (y posteriores), analítica de datos, etc. todo ello con las medidas de ciberseguridad requeridas para preservar la privacidad y la información sensible de quienes trabajan y viven en ellas, y orientado a cada residente y a las actividades que se proporciones en la residencia.

-Hay algunas opiniones en contra de la inteligencia artificial aplicada a este campo, ¿es infalible este sistema?

Los sistemas de IA tienen que ser (en este campo al menos) una ayuda a expertos y personas que tengan que tomar decisiones sobre seres humanos. No deben ser decisores autónomos que accionan respuestas inmediatas, sino suministradores de información procesada para nuestra ayuda. 

La Inteligencia Artificial no tiene sentido sin el entrenamiento requerido de sus algoritmos, para lo que es imprescindible la disponibilidad, para análisis, de una enorme cantidad de datos (Big Data). De ahí la necesidad de empezar a contar con sistemas que nos permitan recopilar datos de entornos homogéneos (sociedad, cultura, etc.), cuyo análisis aporte la mayor fiabilidad posible a los resultados de esta tecnología. La tecnología podrá ser más o menos fiable, cada vez más, pero la finalidad de su uso la determina el humano. Todo tiene una potencialidad, pero también un fin.

-Si no me equivoco, el programa crea unas pautas de comportamiento para identificar “conductas extrañas”, ¿estos esquemas son individualizados, o las conductas son generales?

Sinceramente no me considero capacitada para decir que son conductas extrañas, ni tampoco es esa la finalidad de “llAMO”. Sí el detectar comportamientos que puedan influir en el estado mental o físico del residente, que permitan tomar a los responsables las medidas preventivas oportunas. Claramente la observación y seguimiento de la información de la persona es el principal elemento para detectar ese tipo de comportamientos. 

“Nosotros creemos, desde luego, que es posible hacer más, especialmente cuando identificamos a unas personas que no son visibles para la sociedad y que no tienen “mecanismos estructurados” de ayuda en su lucha contra una Soledad No Deseada que sienten cada día”

Proyectos como el de la empresa TRC contribuyen desde el sector tecnológico a terminar con problemas sociales muy extendidos. Estas iniciativas ponen el foco en las personas más vulnerables, lo cual es siempre de agradecer. Puede ser que la unión de la tecnología y el factor humano sea la clave para procurar una sociedad más sana en términos de salud mental. IIAMO rompe barreras como la distancia o la dependencia para acrecentar el bienestar en el día a día de los más mayores. ¡Proyectos como estos son los que mejoran las vidas de nuestros mayores!

Sobre el autor

Periodista y estudiante de Geografía e Historia. Actualmente redactor en miResi con el objetivo de contar historias de interés social. “El pasado es la mejor forma de acceder a la realidad del presente”
¿Quieres estar al tanto de las novedades en residencias y tercera edad?
¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También puedes leer...
Actividades Socioculturales en la Tercera Edad