¿Necesitas encontrar una residencia con urgencia? Te damos opciones en menos de 5 minutos.

Patologías

Enfermedades Más Comunes en la Tercera Edad

Por desgracia, la vejez trae consigo la aparición de múltiples enfermedades y patologías capaces de aumentar la dependencia de la persona. Existen enfermedades más comunes en la tercera edad que agravan el estado de salud del adulto mayor empeorando su calidad de vida. Conocerlas de manera detallada nos ayudará a prevenirlas y tratarlas en caso de aparición.

Contenidos

1. Las 15 enfermedades más comunes en la tercera edad

enfermedades más comunes en la tercera edad

1.1. Alzheimer

1.1.1. ¿Qué es el alzheimer?

El alzheimer se define como la forma más común de demencia. Es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad y causa problemas de memoria, mentales y comportamentales. Por lo general, esta patología se va desarrollando de forma progresiva hasta que se agravan los síntomas, impidiendo el buen funcionamiento de la actividad cotidiana.A día de hoy, el alzheimer representa en torno a un 60-80% de los casos de demencias. Es considerada la principal causa de muerte en los Estados Unidos. Por desgracia es una enfermedad crónica degenerativa sin cura. Pese a ello existen tratamientos que pueden frenar su avance.

1.1.2. Síntomas del alzheimer

El alzheimer es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad. Por ello, es importante conocer cuales son sus síntomas  para alertarnos de su posible aparición. Los más comunes según la Alzheimer’s Association son:

  • Pérdida de memoria.
  • Dificultad para resolver problemas.
  • Extravío de objetos.
  • Problemas en el habla, la lectura y la escritura.
  • Desorientación.
  • Cambios de humor.
  • Dificultad a la hora de tomar decisiones.
  • Pérdida de habilidades sociales.

1.1.3. ¿Cómo tratar el alzheimer?

Tristemente, la enfermedad del alzheimer no tiene cura. Sin embargo, existen una serie de fármacos y medicamentos capaces de frenar el avance de sus síntomas, incluso aliviarlo durante cierto tiempo. Entre ellos se encuentra los siguientes:

  • Memantina o Namenda. Trata de frenar los síntomas de la enfermedad.
  • Inhibidores de colinesterasa. Son capaces de aumentar los niveles de comunicación entre células. Esto se debe a que preservan un neurotransmisor que se elimina en el cerebro por culpa de la enfermedad. Los más comunes son el donepezilo, la galantamina o la rivastigmina.

1.2. Párkinson

1.2.1. ¿Qué es el párkinson?

El párkinson se define como un trastorno neurodegenerativo que ataca al sistema nervioso de una manera progresiva. Quienes padecen esta patología, pierden neuronas en la llamada sustancia negra, localizada en la parte media del cerebro. Cuando se pierden estas neuronas, se produce déficit de dopamina.

La dopamina es la sustancia encargada de transmitir la información necesaria para realizar movimientos de manera normal. Al desaparecer, comienzan a darse los primeros síntomas como temblores y movimientos descontrolados.

Por desgracia, el párkinson no tiene cura. Sin embargo, existen ciertos tratamientos capaces de mejorar los síntomas. Es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad, y su incidencia va en aumento debido al envejecimiento poblacional.

1.2.2. Síntomas del párkinson

El párkinson es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad. De acuerdo con la Federación Española de Párkinson, algunos de los síntomas que pueden alertarnos de su aparición son:

  • Temblores.
  • Deterioro de la escritura.
  • Pérdida de olfato.
  • Dificultad para dormir.
  • Problemas de movilidad.
  • Estreñimiento.
  • Cambios de voz.
  • Rigidez facial.
  • Mareos y desmayos.
  • Problemas posturales.

1.2.3. ¿Cómo tratar el párkinson?

A día de hoy, el párkinson es incurable. Sin embargo, puede frenar su deterioro, mejorando la calidad  de vida de quienes la padecen. Los tratamientos más frecuentes son: 

  • Tratamiento farmacológico. Se busca reestablecer los niveles de dopamina mediante el uso de medicamentos.
  • Estimulación cerebral profunda.
  • Terapias. Para conseguir una mayor autonomía, se puede recurrir a las terapias de fisioterapia, terapia ocupacional, logopedia y psicología.

1.3. Ictus

1.3.1. ¿Qué es el ictus?

El ictus puede definirse como una alteración repentina de la circulación de la sangre al cerebro. En líneas generales, el ictus puede conocerse por los nombres trombosis, derrame cerebral, apoplejía o embolia. 

A la hora de actuar ante un ictus, el tiempo de respuesta es de vital importancia. El ictus daña al cerebro, llegando a afectar funciones cognitivas, sensitivas y motoras. El tiempo de actuación determinará la recuperación de las personas afectadas.

En nuestro país, más de 100.000 personas sufren de ictus. Por lo general, su incidencia aumenta considerablemente en la franja de edad de entre 65 y 85 años. Esta grave enfermedad afecta en mayor medida a hombres y uno de cada cinco casos es mortal. Además, en torno al 50 % de las personas que sobreviven quedan discapacitadas.

1.3.2. Síntomas del ictus

El ictus es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad. En consonancia con la Sociedad Española de Neurología (SEN), los síntomas que pueden alertarnos de su aparición son: 

  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida de visión parcial o completa.
  • Disminución de la fuerza.
  • Dificultad para hablar.
  • Pérdida de sensibilidad.
  • Sensación de vértigo.
  • Sonreír involuntariamente y de manera forzada.
  • Hablar o emitir sonidos de manera involuntaria.
  • Levantar los brazos de forma descontrolada.

1.3.3. ¿Cómo tratar el ictus?

El tratamiento para el ictus dependerá en gran medida del tipo de derrame que haya sufrido el mayor. De esta manera, existen dos tipos de tratamientos:

  • Tratamiento para ictus hemorrágico. Tratan de evitar una repetición del sangrado mediante la colocación de unos alambres o pinzas por medio de la cirugía.
  • Tratamiento para ictus isquémico. En este caso, se aplica un tratamiento revascularizante, descongestionando las arterias cerebrales obstruidas.

1.4. Artrosis

1.4.1. ¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad. Esta patología crónica y degenerativa destruye el cartílago hialino que recubre la superficie de los huesos. A su vez, se encarga de proteger y amortiguar los extremos óseos

Cuando este desaparece, los huesos rozan entre sí, produciendo un gran dolor. Como consecuencia, se forman unas prominencias óseas llamadas osteofitos. Estas formaciones tienen la función de actuar como defensa, para aguantar las fuerzas mecánicas de las articulaciones. 

Quienes padecen de artrosis pierden la funcionalidad articular. Esta situación les conduce a disminuir fuertemente su movilidad, generando un incremento de su dependencia.

1.4.2. Síntomas de la artrosis

Conocer los síntomas de una de las enfermedades más comunes en la tercera edad como es la artrosis, nos orientará a la hora de tomar medidas. Los signos más destacados de la aparición del ictus son:

  • Pérdida del rango de movimientos.
  • Sensibilidad al ejercer fuerza sobre la articulación.
  • Inflamación de los tejidos que rodean las articulaciones. 
  • Dolor agudo en las articulaciones durante el movimiento o después de él.
  • Aparición de osteofitos (protuberancias óseas) en zonas cercanas a la articulación. 
  • Rigidez articular.
  • Sonidos al mover las articulaciones.

1.4.3. ¿Cómo tratar la artrosis?

Para mejorar la calidad de vida de quienes padecen artrosis, existen ciertos tratamientos. Tal y como explica la Clínica Universidad de Navarra, los más comunes son:

  • Los tratamientos farmacológicos suelen ser: analgésicos y antipiréticos como el paracetamol, antiinflamatorios no esteroideos como celecoxib o rofecoxib, y en casos más extremos, otros analgésicos como la codeína.
  • Los tratamientos no farmacológicos más comunes son: realizar ejercicios aeróbicos y realizar sesiones de fisioterapia.
  • El ácido hialurónico tiene efectos analgésicos y protege los tejidos. Es una opción idónea para aquellos pacientes a los que los tratamientos médicos habituales no causan mejora.

Es sumamente importante no automedicar a nuestros mayores y consultar siempre con un médico.

1.5. Diabetes

1.5.1. ¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica que surge cuando el páncreas no genera la  insulina suficiente o el organismo no utiliza esa insulina eficazmente. La insulina es la hormona encargada de regular la concentración de glucosa en  sangre. Es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad, y es la principal causa de ceguera en el mundo occidental.

1.5.2. Síntomas de la diabetes

Existen varios signos por los cuales alertarnos de un posible caso de diabetes. Los más destacados son los siguientes:

  • Fatiga.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.
  • Ganas frecuentes de orinar.
  • Aumento de la sed.
  • Visión borrosa.
  • Aparición de úlceras que no curan.
  • Hormigueo en pies y manos.
  • Aumento del apetito.

1.5.3. ¿Cómo tratar la diabetes?

No existe una cura para la diabetes. Sin embargo, puede controlarse llevando a cabo las siguientes recomendaciones. La diabetes tipo 2 es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad por lo que conocerla al detalle nos resultará muy útil:

  • Limitar el consumo de azúcar.
  • Eliminar el consumo de alcohol y tabaco.
  • Mantener un peso corporal adecuado
  • Llevar una alimentación saludable.
  • Controlar el índice glucémico.
  • Realizar ejercicio físico.
  • Comprobar el estado de las retinas.
  • Examinar el estado de los pies.

1.6. Hipertensión

1.6.1. ¿Qué es la hipertensión?

La tensión alta o hipertensión, es una de las  enfermedades más comunes en la tercera edad. Se trata de una patología crónica por la que aumenta la presión de la sangre en el circuito arterial. El 42,6% de la población adulta a nivel mundial sufre de hipertensión y en la mayoría de los casos sin saberlo. Actualmente, la hipertensión provoca 7,5 millones de muertes anuales.

1.6.2. Síntomas de la hipertensión

Existen ciertos síntomas que pueden indicar la aparición de hipertensión en nuestro organismo. Los signos más destacados son:

  • Duplicidad en la visión.
  • Dolor de cabeza y nuca.
  • Dificultad respiratoria.
  • Náuseas.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Pequeños derrames sanguíneos en el ojo.
  • Zumbidos en el oído.

1.6.3. ¿Cómo tratar la hipertensión?

Para reducir la tensión arterial, existen tratamientos medicinales, y también una serie de consejos fáciles de implantar en nuestras rutinas:

  • Tratamiento farmacológico: Los medicamentos recetados con mayor frecuencia son los bloqueadores de calcio, diuréticos, inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, y antagonistas de receptores de angiotensina II entre otros.
  • Tratamiento no farmacológico: Algunas de las recomendaciones a seguir para reducir la tensión arterial son reducir la sal de las comidas, mantener un peso corporal saludable, eliminar el tabaco, disminuir el alcohol y la cafeína, y hacer ejercicio.

1.7. Infarto

1.7.1. ¿Qué es el infarto?

El infarto puede definirse como un ataque cardíaco provocado por la obstrucción de las arterias coronarias. De esta manera, resulta imposible la circulación de la sangre bombeada por el corazón, hacia las arterias cerebrales. Como consecuencia, se provoca un ataque al corazón debido a una insuficiencia de oxígeno radical. Puede desencadenar secuelas irreversibles e incluso la muerte.

1.7.2. Síntomas de un infarto

El infarto es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad. Los principales síntomas que determinan la posible aparición de un infarto son:

  • Cansancio excesivo.
  • Problemas para respirar.
  • Caída del cabello.
  • Problemas estomacales.
  • Dificultad para dormir.
  • Cansancio excesivo.
  • Arritmias.
  • Sudoración.

1.7.3. ¿Cómo tratar el infarto?

El infarto llega de forma repentina. Es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad, por ello es importante saber cómo actuar. Los pasos a seguir son:

  1. Llamar a emergencias.
  2. Tragar una aspirina ayuda a evitar la coagulación sanguínea.
  3. En caso de inconsciencia, realizar un RCP.
  4. Emplear un desfibrilador en caso de que la inconsciencia persista.

1.8. Anemia

1.8.1. ¿Qué es la anemia?

La anemia es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad, la cual impide que nuestros glóbulos rojos transporten oxígeno por el organismo. Esto se debe a la ausencia de estos glóbulos o a su baja concentración de hemoglobina. Dicha situación provoca el deterioro de la salud de quienes la padecen.

1.8.2. Síntomas de la anemia

Cuando el oxígeno no llega de manera correcta a nuestros órganos, muchas de las funciones de nuestro cuerpo se ven afectadas. Los principales síntomas de la aparición de la anemia son los siguientes:

  • Palidez de la piel, incluso en tonos amarillos.
  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.
  • Debilidad.
  • Fatiga.
  • Problemas respiratorios.
  • Taquicardias.
  • Enfriamiento de pies y manos.

1.8.3. ¿Cómo tratar la anemia?

En muchos casos, la anemia puede venir derivada de otras patologías. De ser así, centrarse en tratar la causa ayudará a reconducir la anemia. De no ser así, existen alimentos que pueden ayudar a curar la anemia, sobre todo, aquellos ricos en hierro y vitamina B12. Para conocerlos pincha en el siguiente botón.

De no mejorar, un médico puede recomendar el consumo de eritropoyetina, hormona generadora de glóbulos rojos.

1.9. Osteoporosis

1.9.1. ¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una patología de los huesos por la que se pierde densidad de la masa ósea. Como consecuencia se debilitan, haciéndose más delgados y porosos. Es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad y provoca una mayor probabilidad de sufrir una rotura. La fractura de cadera, es la lesión más común junto con muñeca y vértebras de la columna.

1.9.2. Síntomas de la osteoporosis

A partir de los 30 años, la densidad ósea de una persona decrece sobre todo en mujeres. Usualmente, no existen síntomas visibles de la osteoporosis como tal. Por desgracia, la detección de esta patología llega con una fractura. Cuando una persona padece de osteoporosis, sus huesos tienden a romperse con mayor facilidad, realizando simples esfuerzos del día a día. Agacharse, incorporarse o mover objetos se convierten en actividades de riesgo. Otro caso de fractura frecuente en personas con osteoporosis son las caídas leves.

1.9.3. ¿Cómo tratar la osteoporosis?

La osteoporosis, es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad. Algunos consejos para prevenir y tratar esta patología son:

  • Evitar el alcohol y el tabaco.
  • Realizar ejercicio físico con frecuencia.
  • Tomar alimentos ricos en calcio y vitamina D

Además de llevar a cabo estos hábitos saludables, existen medicamentos que nos pueden recetar para combatir esta patología. 

  • Antirresortivos que evitan la pérdida de masa ósea. 
  • Osteoformadores, que ayudan a crear estructura nueva. 

En ningún caso debemos automedicar a nuestros mayores ya que, estos medicamentos deben ser recetados por un especialista.

1.10. Fibromialgia

1.10.1. ¿Qué es la fibromialgia?

El síndrome crónico conocido como fibromialgia surge de manera injustificada. Es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad. Suele diagnosticarse en personas con cuadros de dolores osteomusculares que se prolongan en el tiempo. Por lo general, quienes la padecen presentan bajos niveles de serotonina.

1.10.2. Síntomas de la fibromialgia

La fibromialgia presenta una serie de síntomas fáciles de detectar a la hora de descartar su aparición. Los principales signos que indican el desarrollo de esta patología son: 

  • Aparición de trastornos del sueño y cansancio general.
  • Ansiedad y depresión.
  • Malestar general
  • Trastornos gástricos.
  • Aumento de las ganas de orinar.
  • Sequedad y manchas en la piel.
  • Hipersensibilidad.
  • Desorientación.
  • Pérdida de memoria.
  • Mareos y vértigo.

1.10.3. ¿Cómo tratar la fibromialgia?

La fibromialgia es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad. Pata tratarla se recomienda hacer ejercicio físico con frecuencia, comer bien y terapias como la electroterapia o la hidroterapia.

1.11. Depresión

1.11.1. ¿Qué es la depresión?

La depresión se define como el desorden del estado anímico de la persona. Junto a ella afloran sentimientos negativos como la tristeza o la ira. Dichos sentimientos no son el resultado de envejecer, debido a que personas de cualquier edad pueden experimentar depresión en cualquier momento. Pese a ello, la soledad asociada a la vejez puede resultar un factor de riesgo en la aparición de esta patología. En el campo de la salud mental, la depresión es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad.

1.11.2. Síntomas de la depresión

Los signos o síntomas que pueden indicarnos la posibilidad de padecer esta enfermedad mental son:

  • Deterioro de las capacidades mentales.
  • Ansiedad y sus síntomas asociados.
  • Pérdida del hambre
  • Inactividad y nula salida del domicilio.
  • Mal humor.
  • Trastornos del sueño.
  • Hipocondría y somatización de las emociones
  • Estreñimiento.
  • Aumento del riesgo de suicidio.

1.11.3. ¿Cómo tratar la depresión?

A la hora de tratar la depresión, los especialistas pueden recomendar tratamiento farmacológico en forma de antidepresivos como la fluoxetina o el citalopram. También puede combatirse mediante tratamiento físico como la terapia electroconvulsiva o terapias psicológicas.

1.12. Gripe

1.12.1. ¿Qué es la gripe?

La gripe se define como una infección aguda originada por un virus y que se transmite por las vías respiratorias. Su aparición es más común en invierno y en personas de más de 65 años aumenta su incidencia. El frío afecta negativamente a nuestras defensas, las cuales se debilitan con el paso de los años.

1.12.2. Síntomas de la gripe

Existen ciertos síntomas que pueden indicar un posible caso de gripe. La gripe es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad y sus signos de aparición son los siguientes:

  • Congestión nasal.
  • Mareos, náuseas y vómitos.
  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Irritación de garganta.
  • Dolores musculares y articulares.
  • Falta de apetito.
  • Tos mucolítica o seca.
  • Fatiga.
  • Malestar generalizado.

1.12.3. ¿Cómo tratar la gripe?

Por desgracia, la gripe es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad. Los tratamientos comúnmente indicados para combatir esta patología son:

  • Analgésicos y antipiréticos, para tratar la irritación de garganta, el dolor articular y el malestar general.
  • Antivirales, que eliminen el virus del organismo.
  • Antitusígenos, mucolíticos y expectorantes, para aliviar la tos.
  • Descongestivos y antihistamínicos.
  • Agua de mar o suero fisiológico, para realizar limpiezas nasales.
  • Caramelos contra la irritación de garganta.

Bajo ningún concepto se debe automedicar a nuestros mayores. Debemos acudir a un profesional de la salud que nos indiqué qué tomar.

1.13. Trastornos del sueño

1.13.1. ¿Qué son los trastornos del sueño?

Los trastornos del sueño pueden definirse como aquellos problemas de salud relacionados con la acción de dormir. De no tratarse, pueden acarrear consecuencias en  el deterioro físico y psicológico del paciente.

1.13.2. Síntomas de los trastornos del sueño

Los principales síntomas en los trastornos del sueño son:

  • Sueño incesante durante el día
  • Problemas para conciliar el sueño por la noche. 
  • Respirar en un patrón inusual
  • Movimientos impulsivos mientras se está intentando dormir
  • Movimientos o experiencias inusuales o molestas durante el sueño
  • Sueño irregular.

1.13.3. ¿Cómo tratar los trastornos del sueño?

Existen algunos tratamientos estandarizados para tratar los principales trastornos del sueño. Los más comunes son:

  • Pastillas para dormir.
  • Melatonina.
  • Medicamentos para alergias o resfriados.
  • Medicamentos para cualquier problema médico subyacente.
  • Dispositivo respiratorio o cirugía, para la apnea del sueño.

1.14. Sobrepeso y obesidad

1.14.1. ¿Qué son el sobrepeso y la obesidad?

La obesidad y el sobrepeso son algunas de las enfermedades más comunes en la tercera edad. La aparición de múltiples patologías, el cambio de nuestro metabolismo o la implantación del sedentarismo en nuestra rutina promueven la aparición de obesidad y sobrepeso. El sobrepeso aparece en una persona adulta cuando su IMC es igual o superior a 25 mientras que la obesidad aparece con un IMC igual o superior a 30.

1.14.2. Síntomas del sobrepeso y la obesidad

Existen algunos signos que indican la posible aparición de la obesidad o del sobrepeso. Estos síntomas son:

  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Dolor en las articulaciones y espalda.
  • Sudoración excesiva.
  • Insensibilidad al calor.
  • Infecciones en los pliegues de la piel.
  • Fatiga.
  • Depresión.

1.14.3. ¿Cómo tratar el sobrepeso y la obesidad?

La obesidad y el sobrepeso tienen un tratamiento muy concreto, la dieta y el ejercicio físico.

  • Llevar una dieta saludable y equilibrada, a la vez que baja en calorías, nos ayudará a perder peso.
  • El ejercicio físico en la tercera edad ayuda a perder peso, además de tener otros muchos beneficios para la salud.

1.15. Cáncer

1.15.1. ¿Qué es el cáncer?

El cáncer se define como una alteración genética y biológica por la que ciertos tejidos celulares del organismo se expanden y multiplican sin control. A causa de esta descontrolada propagación aparecen tumores.

Dependiendo de si invaden órganos o no, hablaremos de tumores malignos o benignos. Los tumores benignos o no cancerosos, no afectan a otros órganos y pueden quitarse fácilmente. Sin embargo, los tumores malignos o cancerígenos, limitan las funciones de los órganos a los que afectan, acarreando serios problemas. Por otro lado, la leucemia, es un cáncer de la sangre que no se manifiesta de forma sólida. 

El cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo además de ser una de las enfermedades más comunes en la tercera edad.

1.15.2. Síntomas del cáncer

Existen varios tipos de cáncer entre las personas de edad avanzada, por lo que a su vez, cada uno mostrará síntomas diferentes. Sin embargo, aquellos síntomas que se dan independientemente de donde se localice el tumor son:

  • Ronquera habitual.
  • Aparición de protuberancias en el cuerpo.
  • Sangrado o secreción anormal.
  • Llagas que no se curan.
  • Tos incesante.
  • Cambios intestinales y/o urinarios.
  • Sensación de malestar tras ingerir alimentos.
  • Dificultad al tragar.
  • Cambios en el peso corporal sin motivo aparente.
  • Lunares poco frecuentes.
  • Sensación de cansancio y fatiga.

1.15.3. ¿Cómo tratar el cáncer?

El cáncer es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad. A la hora de ser tratada, los médicos estudian con detenimiento el tipo de cáncer, la etapa en la que se encuentra y el historial médico del paciente. Analizados estos datos, los profesionales de la salud apuesta por uno de los siguientes tratamientos, o bien por la combinación entre ellos. Tal y como dictamina el Instituto Nacional del Cáncer (NIH), los tratamientos más comunes son:

  • Quimioterapia. Este tratamiento ataca a las células malignas mediante fuerte medicación.
  • Radioterapia. Destruye células cancerígenas mediante altas dosis de radiación.
  • Tratamiento quirúrgico. Mediante el uso de cirugía, se extrae el tumor del organismo.
enfermedades más comunes en la tercera edad

2. ¿Qué hacer si aumenta la dependencia de un familiar mayor?

Las enfermedades más comunes en la tercera edad, son causantes del aumento de la dependencia en personas mayores. Cuando una persona de edad avanzada no puede valerse por sí misma, precisa de ayuda asistencial. Las ayudas asistenciales más comunes en la tercera edad son las residencias de ancianos, los centros de día, la teleasistencia y los cuidados a domicilio.

Las residencias de mayores, tienen un papel esencial en nuestra sociedad cada vez más envejecida. Aseguran el bienestar, tranquilidad y felicidad de sus residentes, mediante servicios de cuidado adaptados a cada caso y, mucho cariño y respeto. Por otro lado, tienen el objetivo de devolver la independencia a sus residentes, reforzando sus capacidades físicas y mentales.

Encontrar la mejor residencia de mayores para un ser querido no es una tarea sencilla. Existe una amplia oferta y todas aseguran ser las mejores a muy diversos precios. Por ello, miResi te echa una mano. Somos más que un simple comparador de residencias. Ayudamos a las  familias a encontrar la residencia perfecta, que mejor se adapte a sus necesidades y requisitos. Trabajamos con las mejores residencias y te atendemos de manera personal y cercana.

Una vez comprendemos la particularidad de cada caso ofrecemos las opciones que mejor se ajustan y posteriormente realizamos un seguimiento. Nos aseguramos de que los mayores estén felices y contentos.

¡Contacta con nosotros, nuestro servicio es completamente gratuito!

Fuentes

Sobre el autor

Redactor de contenidos especializado en personas mayores en miResi. Difusor de información centrada en salud, deporte y nutrición en la tercera edad. Experto en marketing y apasionado de la actividad física. Preocupado por el bienestar de nuestros mayores.
¿Quieres estar al tanto de las novedades en residencias y tercera edad?
¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También puedes leer...
Mejores Fijadores para Prótesis Dentales