¿Necesitas encontrar una residencia con urgencia? Te damos opciones en menos de 5 minutos.

BienestarPatologías

Claves Para Entender Cómo Aparecen los Pulmones Encharcados

El edema pulmonar es lo que conocemos comúnmente como encharcamiento de pulmones. Esta es una situación en la que los mayores presentan dificultades para respirar (entre otras complicaciones). Esta está vinculada con la acumulación de líquido en los pulmones, lo cual impide la función básica del sistema respiratorio. Desde miResi te damos las claves para entender qué es y cómo se pueden prevenir los pulmones encharcados.

1. ¿Cómo se encharcan los pulmones?

Hay dos vías por las cuales los pulmones se pueden encharcar: problemas cardiacos o todas aquellas que no están relacionadas con fallos en el sistema cardiaco.

1.1. Edema pulmonar cardiogénico

Las cardiopatías (es decir, problemas en la musculatura del sistema cardiaco) son una de las razones principales del encharcamiento de pulmones. Los desajustes a nivel arterial y de válvulas (esto se traduce en el estrechamiento de los tubos) producen que la sangre no se bombee de forma correcta; esto provoca que el corazón no pueda cumplir su función.

Que el proceso cardiaco no pueda ejecutarse de forma correcta significa que el líquido no se extrae de los pulmones y este vuelve a entrar.

Otros motivos que pueden provocar el edema pulmonar es la hipertensión o las arritmias vinculadas a la herencia genética.

Anciana con pulmones encharcados
Anciana con pulmones encharcados en la consulta médica

1.2. Edema pulmonar no cardiogénico

Los problemas cardíacos no son los únicos que pueden desembocar en la acumulación de líquido en los pulmones.

1.2.1. Acumulación de sustancias, mal filtrado del sistema renal y tiroidismo

Normalmente, esto se debe a la mala filtración. Los problemas llegan cuando se acumula el hierro o las proteínas. En ambos casos, se puede dar una insuficiencia cardíaca que derive en el encharcamiento.

1.2.2. Problemas en el sistema respiratorio

Las dificultades para respirar con normalidad provocan que los pulmones se llenen de líquido y glóbulos blancos. Esto puede producir lesiones severas que pueden derivar en el sangrado. Además, pueden aparecer infecciones y neumonías.

1.2.3. Efectos secundarios de tratamientos farmacológicos

El encharcamiento de pulmones puede ser el efecto secundario de algunos tratamientos. Lo cual no debe ser una excusa para dejar de tomar la medicación que se haya recetado. 

De la misma forma, las drogas pueden causar esta complicación.

1.2.4. Ambientes y condiciones poco apropiadas

A más altura, el oxígeno escasea, por lo que es normal encontrarse con complicaciones en el sistema respiratorio. Hay que controlar esto si nuestros mayores son aficionados a la escalada o si viven en una región montañosa.

Si nuestro familiar tose demasiado, no es recomendable hacerle beber agua, ya que esta puede acabar en sus pulmones.

En situaciones límite como incendios o fugas de gas, es normal que los mayores desarrollen edemas. 

1.3. Edema pulmonar neurogénico

Es aquel que se produce a partir de molestias en el sistema nervioso. Esto ocurre tras un episodio de convulsiones, lesiones por accidentes o como efecto secundario de algunas intervenciones.

Si se realiza una transfusión de sangre innecesaria, el cuerpo tiene más sangre de la que necesita, por lo que el exceso de líquido provoca un edema.

2. Detecta los síntomas tempranos

Es importante que los familiares se mantengan siempre alerta para prevenir que este problema se materialice. Ante cualquier síntoma preocupante, lo primero es acudir a especialistas del mundo de la salud para que hagan los exámenes necesarios.

En un primer momento, podemos detectar en nuestro mayor intensas migrañas, que la resistencia ante las pequeñas actividades es menor por la falta de aire y tos seca.

Los síntomas se van agravando a medida que no se recibe un tratamiento. La tos seca pasa a ser tos mocosa (que pueden contener sangre por el esfuerzo que está realizando el mayor), el ritmo cardiaco se acelera ante cualquier esfuerzo hasta alcanzar la taquicardia y el dolor de pecho.

Se puede experimentar fiebre baja y problemas respiratorios, sobre todo a la hora de acostarse (lo que provoca que los mayores no puedan descansar bien). Los problemas a la hora de respirar se puede reconocer por el silbido que se emite.

También se puede saber por el tacto frío de la piel y los labios azules, aunque no esté en un ambiente frío. A la vez que aumenta la sudoración sin necesidad de estar expuesto a altas temperaturas. Además, las extremidades y el abdomen se pueden hinchar y podemos observar un notable aumento de peso en nuestro familiar.

A fin de cuentas, nuestros mayores experimentan un cuadro de estrés y ansiedad relacionado con la sensación constante de ahogamiento. Esto produce aturdimiento y desorientación, lo que puede derivar en la pérdida de agilidad mental y lucidez.

3. ¿De qué forma se tratan los pulmones encharcados?

En cuanto detectemos un síntoma relevante que indique que nuestro mayor presenta un edema pulmonar, debemos acudir a los profesionales de la salud para que determinen si es cierto. Lo primero que hace el doctor o doctora es un examen superficial de la actividad pulmonar y el corazón con el estetoscopio.

Después, se puede realizar un estudio de la sangre mediante un análisis. En este es importante medir el nivel de oxígeno en sangre. Se comprobará también si las extremidades y el abdomen se encuentran inflamadas mediante ecografías.

Como el corazón es un órgano vital en la aparición del edema, se realizarán estudios orientados a medir su salud. Estas son las electrocardiografías y los electrocardiogramas.

Una vez que nos comunican que nuestro mayor tiene los pulmones encharcados por un edema, el o la profesional nos comunicará un posible tratamiento.

Anciano con pulmones encharcados
Anciano en la UCI por problemas con los pulmones encharcados

Dependiendo de la dificultad para respirar que presenten los mayores, se les diagnosticará oxígeno o no. Si el estado de nuestro familiar es muy malo, puede que tenga que emplear un respirador en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

En casos extremos, se llega a realizar una traqueotomía para permitir que el oxígeno llegue a los pulmones.

En los episodios en los que los mayores no están en zona de peligro, se emplearán medicamentos para problemas cardiacos (en el caso de que el edema se deba a problemas en el corazón) o diuréticos (para provocar la micción, por lo tanto la salida de líquidos del cuerpo).

4. ¿Se pueden prevenir los pulmones encharcados?

No se puede hablar de una larga lista de recomendaciones para evitar los pulmones encharcados, pero sí de una serie de actos que pueden contribuir a que no aparezca.

Como es evidente, tener control sobre las dolencias cardíacas y/o pulmonares es un principio. Si atendemos a las señales que nuestro cuerpo nos da, no nos será complicado prevenirlo. 

Por esta razón, se debe desarrollar un estilo de vida saludable. Por ejemplo, reducir los niveles de colesterol en sangre o controlar la hipertensión. Para ello, es necesario reducir el consumo de sal, alcohol, cafeína y sustancias tóxicas.

Si nuestros mayores son deportistas, debemos tener en cuenta que a grandes alturas hay menos oxígeno, por lo que hay más posibilidades de desarrollar problemas pulmonares. Si la actividad es continua, se pueden consumir medicamentos específicos, pero esto no suele ser necesario en el caso de los mayores, ya que no suben alturas tan elevadas. Esto es solo en caso de que sean escaladores profesionales.

El edema pulmonar puede comportar serios problemas para nuestros mayores. Es un mal difícilmente evitable, pero no por ello debemos dejar de tomar las prevenciones pertinentes. ¡Contribuyamos a promocionar el bienestar entre los mayores!

Fuentes:

Sobre el autor

Periodista y estudiante de Geografía e Historia. Actualmente redactor en miResi con el objetivo de contar historias de interés social. “El pasado es la mejor forma de acceder a la realidad del presente”
¿Quieres estar al tanto de las novedades en residencias y tercera edad?
¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También puedes leer...
Conoce los Signos del Cáncer de Piel en Ancianos