¿Necesitas encontrar una residencia con urgencia? Te damos opciones en menos de 5 minutos.

EnvejecimientoPatologías

¿Qué es el Sindrome de la Boca Ardiente?

El Sindrome de la Boca Ardiente es una patología que se caracteriza por la sensación de escozor, quemazón, ardor o de hormigueo en la mucosa bucal. También se conoce como el síndrome de ardor bucal y hace referencia a un ardor recurrente en la boca. Es una molestia bucal que puede afectar a la lengua, las encías, los labios o el interior de las mejillas, entre otras zonas de la boca.

En miResi hemos preparado el siguiente post para contarte qué es el Sindrome de la Boca Ardiente y cómo puede afectar al adulto mayor y a cualquier paciente que sufra esta patología.

1. ¿Qué es el Sindrome de la Boca Ardiente?

Los expertos de Topdoctors.es explican que el Sindrome de la Boca Ardiente hace referencia a un ardor continuo en la boca sin que, aparentemente, se conozca la causa que motiva esta molestia.

El malestar bucal debido a esta anomalía puede afectar a las encías, a la lengua, al paladar, el interior de las mejillas y también a otras zonas de la boca. «Es un síndrome que puede aparecer de manera repentina o desarrollarse a lo largo del tiempo. Existen dos tipos de Sindrome de la Boca Ardiente, primario y secundario, en función de las causas que lo originan».

Desde el Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial indican que el Sindrome de la Boca Ardiente es «un trastorno doloroso y complejo que a menudo se describe como una sensación de ardor, escozor u hormigueo en la boca que puede ocurrir todos los días durante meses o por más tiempo. El dolor puede estar acompañado de sequedad bucal o un sabor alterado en la boca».

La institución señala que este trastorno afecta con «más frecuencia a los adultos mayores de sesenta años» y que «se calcula que es unas cinco veces más frecuente en las mujeres que en los hombres». Los especialistas todavía no tienen una prueba específica para el Sindrome de la Boca Ardiente, lo cual complica su diagnóstico.

El Sindrome de la Boca Ardiente provoca malestar bucal
El Sindrome de la Boca Ardiente provoca malestar bucal

En un artículo para Elsevier, la doctora Adela Gómez explica que el Sindrome de la Boca Ardiente «puede manifestarse de forma súbita o progresiva, continua o por fases, generalmente diaria, tras la toma de un alimento o una medicación determinada, o incluso después de una intervención quirúrgica o de un tratamiento odontológico o protésico». 

La especialista indica que para algunos pacientes suele haber un motivo concreto vinculado a este trastorno. Sin embargo, «para más de la mitad de los enfermos no hay un factor precipitante identificable».

La doctora Gómez describe que, según algunos autores, se pueden distinguir tres tipos de pacientes en función de la sintomatología. A continuación citamos los tipos de pacientes que determina la especialista:

  • Tipo I: incluye a pacientes que cuando despiertan no presentan síntomas o si los presentan, son mínimos. La sintomatología va empeorando a medida que pasa el día, llegando a un máximo a última hora de la noche. Se encuadra en esta descripción el 65% de los pacientes.
  • Tipo II: se incluyen en este tipo los sujetos que tienen molestias importantes desde la mañana, molestias que persisten durante todo o del día. En este grupo estaría el 26 por ciento de los pacientes.
  • Tipo III: incluye a los pacientes que refieren ardor intermitente, incluso con días libres de molestias. Se encuadra en esta descripción el 10% de los pacientes.

En algunos pacientes, indica la experta, la sensación de dolor y malestar está vinculado a «síntomas más inespecíficos como insomnio, cefalea, astenia y dificultad de concentración«.

Es fundamental que, como indican desde Clínica Mayo, «si tienes malestar, quemazón o dolor en la lengua, los labios, las encías, u otras zonas de tu boca, consulta con tu médico o dentista, para ayudar a identificar la causa y desarrollar un plan de tratamiento efectivo». Este trastorno puede ser tratado por un especialista en Odontología y Estomatología.

2. Síntomas Sindrome de la Boca Ardiente

La doctora Adela Gómez señala que el síntoma principal se describe como «dolor quemante en la lengua o en los labios». Y que en gran parte de los pacientes “los síntomas se presentan en los dos tercios anteriores de la lengua, paladar duro y mucosa del labio inferior». A veces el paciente describe este síndrome utilizando términos como «incomodidad, sensibilidad o molestia, en lugar de ardor».

Desde Clínica Mayo describen los síntomas que están vinculados al ardor bucal o al Sindrome de la Boca Ardiente. Los expertos señalan los siguientes puntos:

  • Una sensación de quemadura o ardor que afecta más comúnmente a la lengua, pero también puede afectar labios, encías, paladar, garganta o toda la boca.
  • Una sensación de boca seca con aumento de sed.
  •  Cambios en el gusto en la boca, como un gusto amargo o metálico.
  • Pérdida del sentido del gusto
  • Hormigueo, ardor o entumecimiento en la boca

Desde la clínica explican que el malestar generado por el Sindrome de la Boca Ardiente tiene diferentes patrones. Es un trastorno que puede estar presente todos los días, con un malestar notable desde que el paciente se levanta y que va empeorando a medida que el día transcurre. Empezar a notarlo desde que se despierta y durar todo el día. O bien ser intermitente. El Sindrome de la Boca Ardiente puede durar meses o años.

El Sindrome de la Boca Ardiente puede durar meses o años.
El Sindrome de la Boca Ardiente puede durar meses o años.

Por su parte, desde Topdoctor.es también establecen unos síntomas similares a los mencionados anteriormente. Los expertos señalan los siguientes puntos:

  • Sensación de ardor o de que la boca quema, normalmente en la lengua, pero puede afectar a diferentes zonas de toda la cavidad bucal (encías, paladar, garganta o labios).
  • Cambios en el sentido del gusto, convirtiéndose en un regusto metálico o amargo.
  • Perder el sentido del gusto.
  •  Hormigueo o entumecimiento de la boca.
  • Sensación de tener la boca seca o de tener sed.

3. Causas Sindrome de la Boca Ardiente

Las causas vinculadas al Sindrome de la Boca Ardiente pueden ser de dos tipos: primaria o secundaria. El Sindrome de la Boca Ardiente primario hace referencia a cuando no se pueden «identificar las anomalías clínicas o de laboratorio». Los expertos creen que este trastorno está relacionado con problemas del gusto y los nervios sensoriales del sistema nervioso central o periférico.

Los especialistas explican que el Sindrome de la Boca Ardiente puede comenzar de forma espontánea sin que se conozcan con exactitud los factores que desencadenan el trastorno. No obstante, hay algunos factores que incrementan el riesgo a padecer esta patología, entre ellos: enfermedades recientes, algunos trastornos médicos crónicos, reacciones alérgicas a alimentos, estrés o algunos medicamentos, entre otros.

El Sindrome de Boca Ardiente secundario, explican desde Clínica Mayo, es cuando el trastorno está causado por una «afección médica subyacente». ¿A qué tipos de problemas subyacentes se refieren los expertos? Desde la clínica señalan los siguientes factores:

  • Sequedad de la boca (xerostomía), que puede ser causada por diferentes medicamentos, problemas de salud, problemas con la función de las glándulas salivales o los efectos secundarios de tratamientos.
  • Otras afecciones bucales, como una infección fúngica de la boca (candidosis bucal), una afección inflamatoria denominada liquen plano oral o una afección denominada lengua geográfica que le da a la lengua la apariencia de un mapa.
  •  Deficiencias nutricionales, como falta de hierro, zinc, folato (vitamina B-9), tiamina (vitamina B-1), riboflavina (vitamina B-2), piridoxina (vitamina B-6) y cobalamina (vitamina B-12).
  • Alergias o reacciones a alimentos, condimentos para comidas, otros aditivos para alimentos, etc.
  • Reflujo de ácido estomacal (enfermedad por reflujo gastroesofágico o GERD) que ingresa en la boca desde el estómago.
  • Determinados medicamentos, especialmente medicaciones para la hipertensión arterial.
  • Hábitos orales, como interposición lingual, morder la punta de la lengua o rechinamiento de los dientes (bruxismo).
  •  Irritación excesiva de la boca, que puede resultar de cepillar en exceso la lengua, usar pastas dentales abrasivas, usar en exceso enjuagues bucales o tomar demasiadas bebidas ácidas.
  •  Factores psicológicos, como ansiedad, depresión o estrés.

4. ¿Cómo puede tratarse el Sindrome de la Boca Ardiente?

Los especialistas de Topdoctors.es explican las pruebas médicas relacionadas con el Sindrome de la Boca Ardiente. Los expertos indican que el especialista analizará la cavidad oral del paciente y que es posible que, en determinados casos, puede solicitar pruebas de saliva, de alergia, biopsia o cultivo oral, análisis de sangre u otras pruebas como una resonancia magnética o TAC, dependiente del caso de cada paciente.

La doctora Adela Gómez apunta que el primer paso para abordar de forma terapéutica el Sindrome de la Boca Ardiente es tratar cualquier factor que afecte a la mucosa o que pueda estar relacionado con el trastorno, con el ardor bucal. Entre estos factores, la experta menciona:

  • Alergias de contacto, con evitación de posibles alérgenos.
  • Revisión de prótesis dentales, especialmente si éstas son extraíbles, tanto en el ajuste, como en la retención y estabilidad, así como pulido de cúspides dentales.
  • Control de hábitos parafuncionales como el empuje lingual, la succión de lengua, labios y carrillos, etc.
  • Tratamiento de la posible xerostomía (realización de sialometría y empleo de estimulantes de la secreción salival o sustitutos de la saliva).
  • Tratamiento de infecciones orales como, por ejemplo, candidiasis.
  • Corrección de las deficiencias nutricionales o estados carenciales, así como de los trastornos endocrinos.
Prueba Sindrome de la Boca Ardiente
Sindrome de la Boca Ardiente: Tratar factores que afectan a la mucosa

Respecto al tratamiento farmacológico, Gómez explica que se debe distinguir entre el uso de medicamentos tópicos y de medicamentos sistémicos. Los medicamentos tópicos incluyen los enjuagues bucales, por ejemplo, los enjuagues de capsaicina tópica y los enjuagues bucales con jugo de manzana helado.

Por su parte, desde Topdoctors.es describen el tratamiento para este trastorno y determinan algunas de las opciones para tratar esta patología. En caso de que se trate de un Sindrome de la Boca Ardiente primario, indican las siguientes opciones:

  • Enjuagues bucales concretos o lidocaína.
  •  Productos sustitutivos de saliva.
  •  El analgésico capsaicina
  •  Medicamentos para bloquear la neuralgia.
  • Terapia cognitivo-conductual.

Respecto al Sindrome de la Boca Ardiente Secundario, indican los expertos, «el tratamiento dependerá de cualquier patología subyacente, de manera que es muy importante determinar la causa para poder establecer un tratamiento y que los síntomas mejoren».

4.1. Recomendaciones para mitigar el malestar provocado por el Sindrome de la Boca Ardiente

El Colegio de Dentistas de Gipuzkoa recomienda «eliminar todo elemento externo que pueda provocar alergias de contacto en la boca». A su vez, advierten de que es importante «controlar malos hábitos orales como el bruxismo, el morderse los labios, las mejillas, la lengua o las uñas, o el morder objetos».

Por su parte, la doctora Adela Gómez explica que existen factores relacionados con la glosodinia o el Sindrome de la Boca Ardiente que pueden evitarse para ayudar a prevenir o para aliviar los síntomas ocasionados por este trastorno. Según la experta, «los consejos que el farmacéutico puede dar a los pacientes que los presentan deben centrarse en los siguientes puntos»:

  • Revisión de prótesis dentales.
  • Evitación del hábito tabáquico, así como de los alimentos muy ácidos (lima, limón, pomelo), muy condimentados o muy calientes.
  • Evitar fumar marihuana y derivados, así como consumir habitualmente bebidas alcohólicas o productos con cafeína, colas y café.
  • Eliminar los hábitos orales parafuncionales.
  • Extremar la higiene bucal para evitar infecciones como la candidiasis orofaríngea.
  • Vigilar las alteraciones endocrinas (hipotiroidismo, diabetes, menopausia), mejorando su control siempre que sea posible.
  • Cuidar el estado nutricional, subsanando posibles deficiencias.
  • Evitar la xerostomía o el Sindrome de la Boca Seca.
  • Evitar todos aquellos alérgenos que produzcan alergias locales.
  • Revisar la farmacoterapia del paciente al objeto de comprobar la existencia de medicamentos implicados en la etiopatogenia del síndrome.
  • Cuidar el estado anímico, evitando o tratando, si fuese preciso, los cuadros de tipo ansioso o depresivo.

Los especialistas de Topdoctors.es aconsejan evitar hábitos o consumos que fomenten la irritabilidad bucal, entre ellos: el tabaco, los alimentos calientes, bebidas alcohólicas o enjuagues bucales con alcohol. Y añaden que es fundamental consultar con el dentista sobre otros consejos útiles para aliviar el dolor y las molestias ocasionadas por el trastorno.

En miResi sabemos lo importante que es tener información que ayude a las familias a dar los mejores cuidados a su familiar. Sabemos que encontrar una residencia adaptada a las necesidades de búsqueda puede ser un proceso difícil. Podemos ayudarte a encontrar la mejor opción. No dudes en pedirnos información. Llámanos o pincha en el botón y te asesoraremos de manera gratuita.

Fuente:

Sobre el autor

Graduada en Periodismo. Redactora de contenidos en miResi. Aprendiendo cada día sobre temas de bienestar y salud que sirvan para mejorar la calidad de vida de las personas mayores.
¿Quieres estar al tanto de las novedades en residencias y tercera edad?
¡Suscríbete a nuestro boletín de noticias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También puedes leer...
¿Qué es la Triquiasis Palpebral?