Muchas familias y personas mayores no cuentan con los recursos económicos suficientes para pagar una residencia de ancianos. Tanto los cuidados asistenciales en el hogar, como un centro de mayores o una residencia supone un gasto difícil de asumir en muchas situaciones, y cada vez es más común debido al envejecimiento de la población.

En ocasiones, son las propias familias las que se tienen que hacer cargo de los padres y del costo de la residencia, ya que el mayor, con su pensión, no puede pagar el centro. Además, la larga lista de espera y las dificultades para acceder a una plaza pública, incrementan la necesidad de las familias de buscar ayuda económica por otra parte.

Más allá de las ayudas públicas que ofrece la Administración, recogidas en la Ley de la Dependencia, existen otras formas de buscar ayuda para sufragar los gastos de una residencia para mayores o un centro especializado. Plantearse la opción de contratar productos privados es, cada vez, una opción más a tener en cuenta por familias y mayores.

Hay varias formas de financiación privada que ofrecen servicios para pagar una residencia de ancianos.

Hipoteca inversa

La hipoteca inversa es un producto ofrecido por entidades financieras destinado a las personas mayores de 65 años que poseen en propiedad una vivienda, y con la cual pueden obtener ingresos de carácter mensual sin perder el derecho sobre la propiedad.

Este servicio tiene la peculiaridad de que el anciano no tiene que devolver la cuantía ni los intereses como en cualquier otro tipo de hipoteca. Es en el momento en el que el mayor fallece cuando los herederos tienen que abonar la deuda.

Asimismo, este tipo de crédito también lo pueden solicitar las personas dependientes o aquellas que tengan reconocidas algún grado de discapacidad, amparadas bajo la la Ley de Dependencia.

Comprender qué es una hipoteca inversa es esencial antes de contratarla, ya que puede suponer una deuda importante. Las características principales de la hipoteca inversa son:

El mayor puede conservar la propiedad y su uso: por lo que puede alquilarla si en algún momento decide no seguir viviendo en el inmueble.

Los herederos no pierden los derechos sobre la vivienda

Los herederos pagan la deuda: son los herederos quienes pasan a ser dueños de la deuda cuando el mayor fallece.

Necesidad ocasional de un seguro de renta vitalicia: en ocasiones es necesario contratar un seguro de renta vitalicia, para asegurar una renta de por vida.

No está sujeto al IRPF: el dinero de la hipoteca inversa no está sujeto al IRPF, ya que son disposiciones de crédito y no una renta. Solo se pagaría en caso de contratar también una renta vitalicia.

Por otro lado, la cantidad a recibir depende del valor de la propia vivienda y de la edad del solicitante. Además, hay más factores que pueden influir en la cantidad total, como gastos que puedan surgir por los trámites de las gestiones y otro tipo de costes como el de un seguro de vida.

Con la hipoteca inversa, el préstamo se va a agrandando cada año, por lo que al final los herederos, para hacer frente a la deuda, acaban solicitando una nueva hipoteca, de manera que en ocasiones se tiende a perder la vivienda por deuda.

Asimismo, la hipoteca inversa se puede cancelar de manera anticipada siempre que el solicitante devuelve la deuda acumulada hasta la fecha. También es posible cancelarla en caso de que el mayor fallezca, de modo que los herederos tienen un plazo de 12 meses para devolver la cantidad endeudada.

Si finalmente se decide por la opción de la hipoteca inversa, es necesario acudir a entidades de crédito o compañías de seguros y pedir un plan detallado sobre el contrato. Además, es conveniente acompañar o ayudar a la persona mayor en la realización de este trámite.

Además, es importante saber que existen tres tipos diferentes de hipotecas inversas que dependen de las necesidades del solicitante:

1

Hipoteca vitalicia

Este crédito se complementa con un seguro de rentas vitalicias para garantizar el cobro indistintamente de lo que viva la persona.

2

Hipoteca temporal

En este caso, la mensualidad se cobra en un plazo fijado por el banco y depende de la edad del solicitante.

3

Pago único

En este caso, el pago del crédito se realiza en una sola vez, obtenido todo el dinero en un solo pago.

Renta vitalicia

La renta vitalicia es un contrato mediante el cual el solicitante vende su propiedad a cambio de una pensión mensual, pero mantiene el derecho de uso de la misma. Es un crédito que no se puede cancelar y al fallecer el mayor los herederos no pueden quedarse con la propiedad. Al igual que la hipoteca inversa, está dirigida a personas mayores de 65 años y deben de poseer un domicilio, preferiblemente en una capital importante.

Del mismo modo, es un tipo de crédito que también pueden solicitar las personas dependientes que tengan reconocidas algún grado de discapacidad, amparadas bajo la Ley de Dependencia.

Es importante comprender qué es una renta vitalicia, ya que es un modelo que puede ayudar a muchos mayores y familias a pagar una residencia de ancianos que brinde los cuidados adecuados para el mayor. Las características principales de la renta vitalicia son:

El usufructo es vitalicio: aunque el mayor ya no sea el propietario de la propiedad, tiene el derecho de habitarla hasta que fallezca o por decisión propia decida marcharse, como puede ser en el momento de ingresar en una residencia.

Los herederos pierden el derecho sobre la casa: al fallecer el anciano, los herederos no tienen derecho de herencia sobre la casa.

Ante notario: este tipo de crédito mediante escritura pública y se firma ante notario.

Es un contrato de por vida.

Gastos pagados por la aseguradora: en este caso, es la aseguradora quien se encarga de pagar los gastos de gestión y los impuestos.

Por otra parte, la cantidad a recibir depende del valor de la propia vivienda principalmente. Puede haber otros factores influyentes como la edad del mayor, pero siempre va a depender del valor del inmueble.

Asimismo, en el supuesto caso de que no se pagara alguna de las rentas mensuales a la persona mayor, normalmente más de dos seguidas, se podrá recuperar la propiedad del inmueble. Además, es en la propia escritura donde se garantiza a la persona mayor la posibilidad de renunciar en el momento en el que quiera al derecho de la vivienda, de manera que podría empezar a recibir una renta superior por la renuncia de la propiedad.

Existen diferentes modalidades que se pueden adaptar a las necesidades del mayor:

edificio azul

Renta vitalicia clásica

Esta modalidad es la forma más solicitada. En este caso, el mayor recibe una renta mensual a cambio de la propiedad de la vivienda conservando el usufructo de la misma durante toda la vida.

edificio gris

Renta temporal

Este tipo de crédito está pensado para los mayores que quieran recibir una renta mensual durante un período determinado de tiempo conservando el derecho sobre la vivienda. Esta modalidad permite que los cobros se puedan adaptar a las circunstancias de cada uno pudiendo recibir la renta a plazos.

edificio naranja

Renta fuera del hogar

Esta modalidad está dirigida a las personas que deciden acudir de manera voluntaria a una residencia de mayores. En este caso, el mayor renuncia al derecho de usufructo de la vivienda, lo que hace que la cuantía a recibir por la vivienda sea mayor y le permita poder pagar unos servicios de mejor calidad.

edificio gris

Pago único

El pago único permite que los mayores puedan recibir en un solo pago toda la cantidad de las rentas mensuales que le correspondan. Además, también es posible mantener el derecho de uso y habitabilidad de la vivienda de forma vitalicia.

Nuda propiedad

La venta de la nuda propiedad es una transacción realizada ante notario donde el solicitante vende el derecho de nuda propiedad de su casa, es decir, deja de ser propietario a cambio de una cuantía y manteniendo el derecho de poder seguir viviendo en la misma.

Es un servicio orientado a las personas mayores que tienen la necesidad de cancelar una deuda, que van a ingresar en una residencia de ancianos o que quiere recibir el valor de la propiedad de una sola vez para poder costearse unos servicios.

Comprender qué es la nuda propiedad puede ser complejo, sobretodo para aquellos mayores que ya no conservan sus capacidad cognitivas, por eso es recomendable ayudarles a realizar este tipo de operaciones.

Las principales características de la venta de la nuda propiedad son:

El vendedor pierde la propiedad: el mayor pierde su propiedad aunque conserve el usufructo.

El comprador recibirá la casa cuando termine el usufructo: el comprador de la vivienda sólo tomará posesión real del inmueble cuando, por cualquier motivo, se acabe el usufructo del mayor.

Los herederos pierden el derecho de propiedad: en este caso, los herederos pierden el derecho sobre la herencia de la casa.

No hay que pagar IRPF: los mayores de 65 años que venden su casa en nuda propiedad no tienen que pagar el IRPF.

Gastos compartidos: normalmente, es el vendedor quien paga los gastos mensuales y el comprador quien paga el Impuesto sobre Bienes Inmuebles.

Por otro lado, la cuantía a recibir depende de varios factores, pero los principales son el valor del inmueble en el momento de la transacción y la esperanza de vida del mayor, pero también pueden influir otros factores inmobiliarios o financieros.

En la venta de la nuda propiedad también se pueden distinguir tres modalidades:

1

Renta vitalicia

En este caso, tanto el usufructo como la renta son de carácter vitalicio. Además, cuanto mayor sea el valor de la vivienda, mayor será la mensualidad que reciba el solicitante.

2

Renta temporal

En esta modalidad se conserva el usufructo de la vivienda con carácter vitalicio, pero la renta tiene una duración determinada de tiempo.

3

Pago único

En el pago único, el solicitante recibe en un solo importe, que suele ser en el momento de la firma del contrato, toda la cantidad a recibir. En este caso también se conserva el derecho de usufructo y el propietario se ve en la obligación de aplicar algún tipo de descuento a la casa.

Si ya te has decidido a buscar una residencia de mayores privada y quieres saber precios orientativos para buscar financiación privada para costear el centro, ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos de forma personalizada a encontrar el centro que mejor se adapte a tus necesidades.