¿Qué es una residencia de la tercera edad y qué objetivo tiene?

Una residencia de ancianos es un centro donde las personas mayores pueden vivir temporal o permanentemente, cuando por razones familiares, sociales o económicas no pueden ser atendidos en su propio domicilio y necesitan unos cuidados especiales.

Los objetivos de una residencia de mayores son los siguientes:

Mantener y enriquecer, siempre que se pueda, la independencia de los mayores, así como su capacidad funcional y mental.

Proporcionar un régimen completo que incluya alojamiento y una alimentación variada, sana y equilibrada.

Cuidar la salud de los residentes, a través de cuidados médicos, tratamientos y fármacos necesarios.

Prevenir la aparición o el aumento de enfermedades degenerativas, , el deterioro cognitivo u otras dolencias que puedan afectar al mayor.

Fomentar las relaciones sociales de los mayores a través de actividades socio-culturales con el resto de mayores del centro.

Ayudar a mantener relación con las familias y promover las actividades familiares, visitas, cumpleaños, etc.

Mantener y mejorar el bienestar físico de los residentes a través de programas de fisioterapia o de rehabilitación.

Estimular la actividad mental, así como la creatividad y la expresividad mediante terapias especializadas y talleres.

Cuidar el aspecto y la apariencia física de los mayores, contribuyendo a que tengan una buena imagen de sí mismos.

Cuidar el entorno, los espacios e instalaciones para ofrecer un servicio de calidad a mayores y familias.

En definitiva, las residencias tienen como finalidad cuidar de la salud y el bienestar de las personas mayores, así como generar confianza y serenidad en las familias que quieren el mejor servicio para sus parientes. Es por ello, que en ellas siempre hay una persona de contacto para que las familias puedan localizar y estar actualizados sobre la salud y la vida de sus familiares.

miResi también tiene una persona de contacto en cada residencia, con la que tramitamos y gestionamos los ingresos y el seguimiento del mayor. Nuestro objetivo va más allá de ayudarte a encontrar residencia, queremos que el mayor se sienta como en su propia casa, por eso, realizamos un seguimiento de la estancia del anciano, gestionando y ayudando a mejorar su calidad de vida.

¿Cuándo necesita un mayor una residencia?

Elegir adecuadamente una residencia, un centro de día o cuidados en casa va a depender del grado de dependencia que tenga el mayor y por tanto la ayuda que necesite.

Actualmente, existe la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de Dependencia, más comúnmente llamada Ley de Dependencia, que determina qué grado de dependencia sufre una persona mayor y ofrece diferentes servicios y prestaciones para fomentar su autonomía y garantizar su atención.

Según la ley, la dependencia es “el estado de carácter permanente en que se encuentran las personas que, por razones derivadas de la edad, la enfermedad o la discapacidad, y ligadas a la falta o a la pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, precisan de la atención de otra u otras personas o ayudas importantes para realizar actividades básicas de la vida diaria o, en el caso de las personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental, de otros apoyos para su autonomía personal”.

La ley determina que hay tres grados de dependencia:

1

Dependencia moderada, grado I

Es aquella persona que necesita apoyo una vez al día o de forma intermitente para su autonomía personal, ya que comienza a tener problemas para realizar las actividades cotidianas.

2

Dependencia severa, grado II

Es aquella persona que necesita apoyo y cuidados externos más de una vez al día y de forma intermitente para su autonomía personal porque empieza tener dificultades severas para realizar tareas cotidianas.

3

Gran dependencia, grado III

Es aquella persona que necesita un apoyo constante para el desarrollo de las actividades diarias, ya que no puede realizarlas por sí misma debido a una pérdida total de su autonomía

Para saber si una persona se encuentra en situación de dependencia y qué grado tiene, un valorador profesional realiza una evaluación en el domicilio del mayor, teniendo en cuenta su salud, el entorno en el que vive y las ayudas técnicas que precisa, como pueden ser las prótesis. Esta evaluación permite a las familias saber qué tipo de ayuda buscar y los servicios que necesitan.

Los tipos de servicios que ofrecen servicio para mayores son:

casa

Residencias geriátricas

Estos centros ofrecen servicio íntegro de vivienda y atención al mayor de manera permanente, cubriendo necesidades personales, médicas y sociales.

entrada a la residencia

Centros de día para personas mayores

Estos centros ofrecen atención integral a los mayores durante el día, con la intención de favorecer su autonomía, siendo un lugar de apoyo y de estimulación.

enfermera

Ayuda a domicilio

Este servicio a domicilio permite a los mayores mantener su dependencia ofreciendo servicios de ayuda en situaciones determinadas, como puede ser la higiene personal, las comidas o las tareas domésticas.

campana sonando

Teleasistencia

Este servicio también permite a los ancianos mantener su independencia el mayor tiempo posible en sus casas. Se les proporciona una pulsera o pulsador que, en caso de emergencia, manda una alarma a una central de atención que está operativo los 365 días del año.

Las opciones de asistencia para los mayores son variadas, y cada una está orientada a un tipo de cuidado diferente. Por eso es importante conocer cuál es el nivel de dependencia del mayor, para valorar, junto con otros factores como el económico, social o familiar, cuáles son los servicios adecuados para cubrir todas las necesidades.

¿Qué tipos de residencias de mayores hay?

Una vez se conoce el grado de dependencia y el tipo de ayuda que se necesita, es conveniente conocer la tipología de las residencias de ancianos para encontrar una opción adecuada. Existen varias formas de clasificar la residencias en función de unos factores generales, que varían desde la titularidad, el volumen de camas o el servicio que se ofrece a los residentes.

La clasificación principal es la siguiente:

edificio azul

Residencias privadas

Son centros gestionados por empresas privadas.

edificio gris

Residencias públicas

Son centros que están bajo la autoridad de organismos públicos, como las administraciones de cada comunidad.

edificio naranja

Residencias concertadas

Algunas plazas son gestionadas por empresas privadas, pero están reservadas para la Administración Pública.

No obstante, la titularidad de una residencia no determina el servicio que ofrece. Si quieres conocer más a fondo cuáles son los tipos de residencias en cuanto a su titularidad, tenemos una sección donde te lo explicamos al detalle.

Las residencias también pueden dividirse dependiendo de su tamaño y del número de plazas ofertadas:

letra s

Residencias pequeñas

Son las residencias que tienen 40 plazas máximas de ocupación.

letra m

Residencias medianas

Son las residencias que ofrecen entre 40 y 100 plazas.

letra l

Residencias grandes

Son las residencias que tienen una capacidad para albergar entre 100 y 200. Las que tienen más de 200 se consideran residencias muy grandes.

Por otro lado, las residencias también se pueden categorizar por la estancia del residente:

calendario con fecha

Residencias temporales

Son centros donde los mayores hacen uso de los servicios de la residencia durante un periodo determinado de tiempo debido a que necesitan asistencia temporal por rehabilitación o por necesidades de las familias.

reloj

Residencias permanentes

Son centros donde los mayores residen de manera indefinida. Este tipo de estancias asegura su salud y su bienestar.

Al mismo tiempo, podemos clasificar las residencias por el tipo de asistencia que ofrecen a los residentes:

anciano con tacata

Residencias para válidos

Están orientadas a las personas mayores que pueden valerse por sí mismas pero no pueden vivir en sus residencias por diferentes motivos.

enfermero ayudando a un anciano

Residencias asistidas

Están orientadas a la atención de ancianos con dependencia en diferentes grados, y que necesitan asistencia médica continuada.

tres ancianos

Residencias mixtas

Están destinadas a la atención tanto de mayores que aún pueden valerse por sí mismos como de mayores que necesitan una atención especializada por patologías de diferente índole.

Asimismo, los geriátricos pueden estar especializados en el tratamiento de enfermedades o patologías:

crucigrama

Residencias para Alzheimer

Son centros especializados en el tratamiento de la enfermedad del Alzheimer. Esta enfermedad no tiene cura, por lo que los cuidados que ofrecen estas residencias están orientados a mejorar la calidad de vida de los mayores y de los familiares.

bote de medicina

Residencias para Parkinson

Son centros especializados en el tratamiento del Parkinson. El Parkinson es una enfermedad que tampoco tiene cura, por lo que las residencias ofrecen servicios que ayudan a mejorar el bienestar de los residentes.

bote de medicina

Residencias para ictus

Son centros especializados en el tratamiento y recuperación de una persona que ha sufrido un ictus, tratando de preservar y mejorar las funciones cerebrales de los residentes.

pastillas

Residencias para demencia

Son residencias que están orientadas al tratamiento de la demencia. Esta dolencia tampoco tiene cura, por lo que los servicios de las residencias están orientados a mejorar la calidad de vida de los mayores.

Si no sabes cuál es el tipo de residencia que necesitas, ponte en contacto con nosotros y te guiaremos según tus necesidades para encontrar la residencia más adecuada para tu mayor.

¿Qué servicios ofrecen los centros geriátricos?

Después de saber cuál es el grado de dependencia y optar por la búsqueda de una residencia de ancianos, es fundamental conocer cómo funciona cada residencia y qué servicios ofrece, para ver cuál es la opción más adecuada. El abanico de posibilidades es amplio, y empezar una búsqueda puede ser difícil y desconcertante.

Las residencias de la tercera edad están orientadas a cuidar el bienestar de los ancianos y a mejorar su calidad de vida y, por ello, ofrecen diferentes tipos de servicios integrales a mayores.

Servicios que ofrece una residencia

Servicios sanitarios

Estos servicios incluyen servicio médico, de enfermería y de auxiliar de enfermería.

Servicio médico

El servicio médico puede incluir asistencia 24h, atención médica nocturna, servicio diario e, incluso, atención médica especializada. Asimismo, hay residencias que cuentan con servicio de teleasistencia en los momentos en los que el médico no se encuentra presencialmente en el centro y siempre cuentan con un hospital de referencia en caso de que hubiera alguna urgencia.

Servicio de enfermería

Igual que el servicio médico, puede incluir asistencia 24h, servicio nocturno o servicio diario. Además, algunos centros cuentan con personal de enfermería dedicado a los cuidados paliativos.

Servicio de auxiliar de enfermería

Del mismo modo que el servicio médico y de enfermería, puede ofrecer servicio 24h, nocturno o servicio diario. Las labores del personal de enfermería son amplias y están relacionadas con la ayuda a la realización de las tareas cotidianas de los mayores y la asistencia personal, como ayudarles a levantarse, vestirse, lavarse, comer, la administración de fármacos, etc.

Servicios de fisioterapia

Las residencias de la tercera edad prestan servicios de fisioterapia. Los profesionales pueden realizar planes grupales o especializados, además de realizar servicios orientados a la rehabilitación de cadera u otras problemáticas frecuentes en mayores. Estos servicios, dependiendo del plan, pueden tener un coste adicional.

Servicios de neurología

Los servicios de neurología pueden incluir tratamientos especializados en enfermedades habituales como el Alzheimer, la demencia, el Parkinson o el ictus. Además, algunas residencias pueden ser centros especializados en el tratamiento de alguna de estas enfermedades.

Los servicios de neurología también pueden incluir planes individualizados de neurorrehabilitación, que en ocasiones pueden ser de pago. Asimismo, las residencias pueden ofrecer a los ancianos terapias ocupacionales, multi sensoriales, cognitivas, neuroestimulaciones con imágenes o videos, u otro tipo de terapias, siempre impartidas por profesionales preparados.

Servicios sociales, de nutrición y de apoyo

Servicios de nutrición

Los geriátricos pueden contar con cocina propia o con un servicio subcontratado de catering a una empresa externa. Los menús pueden estar especializados según las necesidades de cada residente (diabéticos, hipertensos, etc). En ocasiones las residencias también pueden dar servicio de comidas a las familias que visitan a sus mayores.

Servicios sociales

Los centros tienen a disposición de los mayores, personal de psicología y trabajadores sociales. Estos pueden ofrecer ayuda personalizada, y en algunos casos asistencia en la tramitación de ayudas a la dependencia, lo que facilita el trabajo a las familias.

Del mismo modo, estos profesionales ayudan a los mayores a mejorar su actividad y entorno social, realizando actividades de diferente índole que ayudan a la sociabilización.

Ayudas técnicas

Los centros también suelen ofrecer productos que ayudan a mejorar la vida de los mayores y a hacer su vida más sencilla. Este tipo de productos pueden incluir sillas de ruedas, andadores, calzadores, muletas, etc; y pueden estar incluidos o de alquiler.

Otros servicios

Los geriátricos también pueden ofrecer otro tipo de servicios para mayores como son los de podología, peluquería, dental, auditivo. Estos servicios pueden ser de pago.

En cualquier caso, cada residencia es diferente y los servicios pueden variar de un centro a otro. Es conveniente conocer las necesidades del mayor para saber qué servicios pueden ser más adecuados para él.

En caso de que estés interesado en alguna residencia y quisieras saber más sobre sus servicios, o no sabes qué servicios necesitas, contacta con nosotros, te daremos toda la información necesaria y te guiaremos en el proceso de búsqueda de la residencia más adecuada para tu familiar.

¿Cómo elegir la habitación más adecuada?

Los geriátricos son centros adaptados a las necesidades y requerimientos de los mayores. Su interés es cuidar de su bienestar y hacer que se sientan como en casa. Por ello, las instalaciones están acondicionadas para que los mayores puedan desarrollar las actividades básicas de la vida diaria y, junto con la ayuda de los profesionales, puedan tener una vida saludable y plena.

Las habitaciones de las residencias son entornos que favorecen una vida cómoda y segura. Los diferentes tipos de habitaciones que podemos encontrar son:

1

Habitaciones individuales

Las habitaciones individuales están dirigidas a aquellos mayores que quieran estar solos y conservar un mayor grado de intimidad. Los precios de estas habitaciones suelen ser los más altos, y, dependiendo del grado de dependencia y necesidad del mayor, la cuantía variará.

Además, estas habitaciones pueden contar con baño propio, o baño compartido, por lo que el precio también dependerá de ello.

2

Habitaciones dobles

Las habitaciones dobles son aquellas donde conviven dos personas, que pueden conocerse previamente o no. Igual que las habitaciones individuales, están pensadas para proporcionar al mayor la sensación de comodidad que podría encontrar en su propio hogar.

Los precios de las habitaciones dobles son más baratos que las individuales, y del mismo modo la cuantía final dependerá de la dependencia y necesidad del mayor, así como de si el baño es compartido o propio.

3

Habitaciones múltiples

Las habitaciones múltiples son aquellas que tienen más de dos camas, y por tanto los mayores comparten espacio y entorno con otros ancianos. Estas habitaciones son más baratas que las individuales o dobles, y del mismo modo que con las demás, el precio final se verá influido por el baño propio o compartido.

Otras habitaciones

En ocasiones podemos encontrar residencias que ofrecen otro tipo de habitaciones como pueden ser las suites, que son habitaciones más grandes, con baño propio y personalizadas. Además, existen otro tipo de habitaciones como puede ser las que incluyen cama de acompañante en caso de que un familiar quisiera pasar la noche con el mayor.

Aparte de las comodidades y características de las habitaciones, es importante que éstas cuenten con instalaciones libres de barreras que faciliten y fomenten la autonomía de los mayores, así como la realización de las tareas de la vida cotidiana, para proporcionarles el bienestar que podrían sentir estando en sus propios hogares. Por ello, en las habitaciones de las residencias también podemos encontrar:

  • Televisión
  • Teléfono
  • Decoración personalizable
  • Mobiliario propio permitido
  • Toma de oxígeno
  • Camas articuladas
  • Grúas
  • Sillas de ruedas
  • Baños adaptados

El precio de una residencia siempre va a depender del tipo de habitación y de las características que tenga.

Elegir una habitación para la persona mayor es una decisión igual de complicada que elegir residencia. Es recomendable contar con la opinión del familiar siempre que se pueda, ya que es él quién va a vivir en el centro, por lo que se tiene que sentir a gusto y arropado por el entorno donde va a pasar, probablemente, el resto de sus días.

Asimismo, es muy aconsejable que, para que el mayor se sienta como en casa, reciba visitas de sus familiares siempre que se pueda y haga de la habitación un entorno propio, a través de objetos y fotos personales que le hagan sentir arropado.

¿Hay zonas comunes?

Igual que las habitaciones, las zonas comunes de la residencia están diseñadas para facilitar los desplazamiento, además de favorecer y potenciar la vida en común y social de los residentes. Las instalaciones más comunes que podemos encontrar en una residencia de ancianos son:

Gimnasio: estos espacios ayudan a la recuperación y la movilidad de los mayores.

Jardines y terrazas: los espacios abiertos son importantes para el bienestar de los mayores. El acceso al exterior permite que los residentes puedan disfrutar de la naturaleza y desarrollar actividades al aire libre, como pasear o hacer ejercicio.

Piscina: igual que el gimnasio, las piscinas ayudan a la recuperación y la movilidad de los mayores, así como favorecen una vida sana.

Salones: los centros cuentan con salones donde los residentes pueden descansar, hacer vida en común o disfrutar de las visitas de las familias.

Área privada de visitas: algunos centros cuentan con salones o diferentes tipos de salas habilitadas para los encuentros con las familias en un entorno más privado.

Cafetería: también destinada a ser un lugar de encuentro con las familias, los centros pueden ofrecer servicios de cafetería para la vida en común.

Biblioteca: con la intención de mantener la autonomía y la actividad mental de los ancianos, las residencias pueden contar con bibliotecas con material para el entretenimiento y disfrute de los mayores.

Capilla: puesto que muchos mayores practican la religión católica, los centros pueden tener una capilla que ofrezca servicios religiosos y misas.

Parking: los centros suelen contar con zona de aparcamiento para las visitas de los residentes.

Sala multiusos: hay salas que pueden usarse con diferentes fines, la realización de terapias, juegos, conciertos, presentaciones, etc.

Del mismo modo que existe un abanico grande de servicios dependiendo del centro, las instalaciones también pueden ser muy variadas. Hay centros que pueden incluir teatros, salas de conciertos, salas especializadas en terapias, salas adaptadas con las últimas tecnologías para ofrecer servicios modernos e innovadores, etc. Si a un mayor le gusta la música, es recomendable buscar una residencia de mayores que cuente con sala de conciertos o actividades relacionadas. O, si el mayor es una persona religiosa, es conveniente que se busque un centro que cuente con capilla y que ofrezca servicio de misas. En definitiva, las posibilidades de elección son amplias y por ello es aconsejable conocer la residencia, visitarla, etc., así como entender los gustos del mayor.

En nuestra web podrás encontrar una amplia lista de opciones para tu mayor, además, verás disponible la información completa sobre el centro, junto con videos y fotos para que puedas ver las habitaciones e instalaciones y hacerte una idea más detallada. Si quieres ampliar información sobre alguna residencia, ponte en contacto con nosotros y te proporcionaremos ayuda especializada.

¿Cuáles son las ventajas de vivir en una residencia de mayores?

La vida en una residencia puede ser un tema desconocido y complejo, además de estar lleno de prejuicios. Cada anciano es único, como cada familia es única y con ello las historias de vida personales. Es por eso que, vivir en una residencia, puede ser también una experiencia única que dé sentido y abrigo a las personas que ya no pueden valerse por sí mismas.

Conocer y entender los motivos por los que una residencia de ancianos es el lugar apropiado para los mayores que necesitan cuidados especiales, hace que las familias se sientan tranquilas y seguras, ya que quieren darle a sus mayores el mejor servicio posible.

Hay múltiples ventajas de residir en un centro para mayores:

Otorgan servicios especializados en la tercera edad ue dan cobertura a las necesidades de los mayores mejorando su calidad de vida.

Ayudan a preservar un envejecimiento activo a través de la estimulación constante.

Ayudan a prevenir la soledad, una problemática categorizada de enfermedad, que puede estar provocada por la edad, la demencia o el Alzheimer, entre otras muchas cosas.

Permiten que el mayor pueda seguir teniendo una vida digna, a través de fomentar la independencia y las relaciones sociales y familiares. Pudiendo generar nuevas relaciones dentro del propio centro.

Son entornos seguros donde el anciano puede envejecer y llevar una vida normal sin tener que preocuparse de sus limitaciones.

Si aún tienes dudas y necesitas que te ayudemos a buscar residencia para tu mayor, contáctanos. A través de una búsqueda personalizada en base a tus necesidades, te ayudaremos a encontrar la residencia más adecuada y te guiaremos en el proceso de ingreso y postingreso, haciendo un seguimiento del mayor para ver que todo funciona correctamente.

En miResi, nuestra misión es guiar a las familias en el delicado proceso de búsqueda de una residencia.